«Doctrina o teoría filosófica en la cual se concibe al ser humano y sus intereses como el centro de todo el universo»

¿Qué es el antropocentrismo?

El antropocentrismo es una doctrina o teoría filosófica en la cual se concibe al ser humano y sus intereses como el centro de todo el universo.

Bajo esta concepción filosófica en la cual se ubica al ser humano como centro de todo el universo, el resto de los seres vivos quedan supeditados a los intereses, necesidades y bienestar de los seres humanos.

Con el antropocentrismo se afianzaron ideas importantes que persisten en nuestros días, como perseguir el fin de prestigio y éxito personal o la valoración especial a la ciencia sobre otras disciplinas.

El antropocentrismo, por tanto, favoreció la multiplicación de las universidades y limitó la acción y poder de las religiones.

Obra de Da Vinci durante el origen del antropocentrismo

Hombre de Vitruvio por Da Vinci durante el estudio del ser humano en el renacimiento – 1490

Origen del antropocentrismo

En la Edad Media, la concepción que predominaba era el teocentrismo, hasta que la llegada del renacimiento supuso un cambio en la forma de pensar del individuo y de reaccionar en contra del letargo en el conocimiento que se mantuvo en el medioevo.

Este interés por el conocimiento promovió un cambio en el pensamiento que derivó en la aparición y predominio del antropocentrismo. La figura de Dios fue perdiendo relevancia, tomando preponderancia cada vez los intereses propios del ser humano, dejando de lado los fenómenos mediados por fuerzas divinas o sobrenaturales.

El avance en el conocimiento científico sentó las bases para desplazar la razón por la fe. Esto quiere decir que el ser humano buscaba la explicación de los fenómenos a través de procesos tangibles y demostrables sobre el origen oscuro e indefinido de los fenómenos divinos o sobrenaturales que predominaban desde la antigüedad hasta la Edad Media.

Al poder hallar explicaciones razonadas de los fenómenos que antes eran adjudicados a Dios, el hombre comenzó a ser la figura dominante en todos los aspectos de la vida, desplazando cualquier intención o creencia que no fuese dirigida por la misma razón.

Esto deja al resto de los seres vivos por fuera, ya que el ser humano, como único ser viviente con razón, queda como la figura predominante del planeta y por encima de todos los otros seres vivos.

Antropocentrismo y teocentrismo

El teocentrismo es la doctrina que establece que todo lo que existe es originado por una voluntad superior o divina. En esta doctrina, Dios es la razón y explicación de todos los fenómenos que dominan al universo.

Fue la doctrina predominante en los periodos de gran religiosidad o donde las religiones tuvieron un poder casi absoluto.

En contraste, el antropocentrismo centra su doctrina en que la razón propia de los seres humanos es el objeto y centro de todo el universo, dejando de lado los fenómenos místicos.