Icono de diálogo

Apartheid

Sistema de segregación de la población en base a criterios raciales que tuvo vigencia en Sudáfrica entre 1948 y 1990.

¿Qué fue el apartheid?

El apartheid fue sistema de segregación de la población en base a criterios raciales que tuvo vigencia en Sudáfrica entre 1948 y 1990.

A través de leyes, la población se dividió en 4 grupos:

  • Los blancos: descendientes los colonos europeos británicos y bóers.
  • Los bantús o africanos: aquellos que pertenecían a cualquier etnia africana, agrupados genéricamente como «negros».
  • Los asiáticos: en general paquistaníes o indios que habían migrado a Sudáfrica a partir de su incorporación Commonwealth.
  • Las llamadas «personas de color»: grupo integrado por las personas de otras ascendencias y por los mestizos. Aunque esta también era una denominación corriente para englobar los tres grupos no blancos.

Las leyes del apartheid discriminaban el acceso de las personas al goce de sus derechos de acuerdo con su pertenencia a alguno de los grupos raciales. Mientras los blancos mantenían su situación jurídica, política, económica y social, los demás grupos fueron sufriendo cada vez más restricciones.

Se prohibió que los grupos raciales compartieran los espacios. Así, se establecieron áreas para uso exclusivo de los blancos y áreas para las personas de color. Esta segregación alcanzó los medios de transporte, las escuelas, los servicios de salud, los espacios públicos como las playas, los cines y teatros, los parques, espacios deportivos, etc.

Algunas de las leyes segregacionistas fueron las siguientes:

  • Ley de Matrimonios Mixtos de 1949: prohibía los matrimonios entre blancos y miembros de los demás grupos. Esta ley castigaba tanto a los que contraían matrimonio como a los funcionarios que los celebraban.
  • Ley de Registro de Población de 1950: establecía los parámetros para establecer las razas y obligaba a toda persona mayor de 16 años a portar una tarjeta de identidad racial.
  • Ley de inmoralidad de 1950: prohibía las relaciones sexuales entre personas de distinto grupo racial.
  • Ley de Áreas de Grupo: sancionada en 1950, estableció la obligación de habitar en áreas residenciales separadas. Para poder aplicar esta ley, se relocalizó a miles de personas que fueron obligadas a abandonar sus hogares y reinstalarse en lugares destinados a su grupo racial.

La población negra fue asignada a zonas específicas llamadas bantustanes. Estas zonas estaban en las tierras menos productivas. A pesar de que la población negra alcanzaba el 75% quedó relegada a los peores espacios.

Contexto histórico

El actual territorio de Sudáfrica sufrió sucesivas colonizaciones desde el siglo XVI, cuando Portugal instaló factorías en el proceso de búsqueda de rutas comerciales con Asia.

A mediados del siglo XVII, los holandeses ocuparon Ciudad del Cabo y se inició la colonización del territorio por parte de campesinos que se llamaron a sí mismos bóers o afrikáners. Los bóers se establecieron en asentamientos rurales y prosperaron sin mezclarse con los nativos. A fines del siglo XVIII, los británicos ocuparon la región y comenzó un largo conflicto que se resolvería luego de la Guerra de los Bóers, en 1902. En ese año, a causa de su derrota en la guerra, los bóers comenzaron a formar parte del imperio británico al incorporarse los territorios que ocupaban como provincias británicas.

Si bien afrikáners y británicos compartían el estatus de europeos blancos, los primeros eran extremadamente conservadores y se resistían a cualquier intento de integración social. En 1948, el Partido Nacional Afrikaner Purificado llegó al poder e inmediatamente impulsó las leyes segregacionistas con el objetivo de asegurar el control económico y político a la población blanca, especialmente a la afrikáner.

Una de las medidas tomadas fue la eliminación del derecho de voto a los grupos no considerados blancos. De esa manera, este grupo minoritario de la sociedad sudafricana logró perpetuarse en el poder.

Una de las causas por las que estas políticas pudieron perdurar a pesar del rechazo de la opinión pública internacional es que, en el contexto de la Guerra Fría, Sudáfrica era un bastión anticomunista en una región del mundo en la que el comunismo avanzaba. Por lo tanto, los Estados Unidos de América evitaban tomar políticas confrontativas con el gobierno sudafricano.

Consecuencias del apartheid

Las principales consecuencias del apartheid fueron las siguientes:

  • Se generó una sociedad altamente desigual en la que los blancos tenían todos los privilegios y las personas de color, especialmente los negros, eran relegados. Las escuelas, hospitales y servicios en general de la población negra eran precarios y de inferior calidad. También eran menos numerosos y estaban peor equipados por lo que se producían situaciones de saturación y hacinamiento.
  • Las dificultades para acceder a la educación provocaron que la cantidad de profesionales negros fuera cada vez menor. Como consecuencia, la población negra carecía de asistencia sanitaria, de docentes, abogados, etc.
  • La creación de bantustanes causó el desplazamiento de millones de personas para reinstalarse en lugares aprobados por el gobierno. Esto rompió lazos familiares, empobreció la calidad de vida de los grupos de color y limitó el acceso a servicios básicos como el agua y la electricidad.
  • El rechazo de la comunidad internacional provocó el paulatino aislamiento de Sudáfrica que, en 1961, fue expulsada del Commonwealth. Algunos países, como Canadá prohibieron a sus empresas realizar transacciones comerciales en Sudáfrica. Esta fue la causa de prolongadas crisis económicas. En 1970, el comité Olímpico internacional prohibió a Sudáfrica participar de las olimpíadas.
  • Miles de personas sufrieron la cárcel, torturas y hasta fueron asesinadas por reclamar el respeto de sus derechos.
Entrada el Museo del Apartheid en Johannesburgo, Sudáfrica.

Entrada el Museo del Apartheid en Johannesburgo, Sudáfrica.

Abolición del apartheid

Desde sus comienzos, el apartheid fue mal visto por la comunidad internacional que presionó a través de la Organización de las Naciones Unidas para que esta situación cesara. Este organismo instó a sus miembros a aplicar sanciones económicas. Sin embargo, algunos de ellos, como el Reino Unido y Estados Unidos de América, eran reticentes a tomar estas medidas con la excusa de que la falta de productos agravaría aún más la situación de los grupos menos privilegiados.

Dentro de Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano, fundado en 1912 para defender los derechos de los negros, obtuvo cada vez más afiliaciones a partir de la década de 1950. En 1955, más de 2000 personas firmaron la Carta de Libertad, en la que se proclamaba una Sudáfrica no racista y se reclamaba igualdad con el grupo blanco.

Con esas premisas, diversos activistas organizaron y participaron de movimientos para la liberación nacional con métodos no violentos, como la desobediencia pública, pero fueron reprimidos con dureza: Nelson Mandela permaneció más de 30 años encarcelado y Steve Biko fue asesinado en la cárcel.

En 1979, llegó al poder P. W. Botha quien comprendió que, ante la lucha del pueblo sudafricano y la presión internacional, el apartheid sería difícil de sostener.

Los cambios se profundizaron a partir de 1990 con la llegada a la presidencia de Willem de Klerk, quien derogó las leyes segregacionistas y liberó a Nelson Mandela.

En 1994, se realizaron por primera vez elecciones multirraciales que llevaron a Mandela a la presidencia y lo transformaron en el primer presidente negro de Sudáfrica.

Bibliografía:
  • Chamberlain, Muriel Evelyn. La descolonización. La caída de los imperios europeos. Madrid, Ariel. 1997.
  • Davidson, Basil. “El apartheid, su historia y sus consecuencias”. En: El Correo de la Unesco, N.° XXXIX, París. 1986.
  • Hobsbawm, Eric. Historia del Siglo XX, Madrid, Crítica. 1995.
  • Mandela, Nelson. No es fácil el camino de la libertad. México Siglo XXI. 2014.
Citar artículo:
Apartheid (2021). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/apartheid/).