Icono de diálogo

Baja Edad Media

Última etapa del Medioevo.

¿Qué fue la Baja Edad Media?

La Baja Edad Media fue la última etapa del Medioevo. Se extendió aproximadamente desde fines del siglo XI hasta la segunda mitad del siglo XV, por lo que se sitúa entre la Alta Edad Media y la Edad Moderna.

En general se acepta que se inició con las cruzadas a Tierra Santa, mientras que los hechos que marcan su finalización varían según distintos autores: la invención de la imprenta (1440); la toma de Constantinopla por los turcos otomanos (1453) o la llegada de los europeos a América (1492).

La Baja Edad Media fue una etapa caracterizada por el aumento de la productividad agrícola, el resurgimiento del comercio de media y larga distancia, el repoblamiento de las ciudades y las peregrinaciones cristianas a lugares santos.

Todos estos factores impulsaron la expansión del sistema feudal durante los siglos XII y XIII. La crisis del siglo XIV frenó la expansión del feudalismo, que durante el siglo XV comenzó a ser sustituido por elementos que preanunciaban el capitalismo comercial y la consolidación de la burguesía como nuevo actor social.

Características de la Baja Edad Media

Las principales características de la Baja Edad Media fueron las siguientes:

  • La introducción del arado de vertedera, la rotación trienal, los molinos de viento y otras innovaciones tecnológicas que impulsaron un aumento significativo de la productividad agrícola.
  • El resurgimiento del comercio entre Occidente y Oriente, hegemonizado por los comerciantes genoveses y venecianos que importaban especias y productos de lujo de India, China e Indochina.
  • El auge de las ferias medievales, en especial de las ferias de Champaña en el centro de Francia. Estas ferias, en las que se vendían pieles, especias, cueros y textiles, entre otros productos, fueron uno de los motores de la reactivación económica de la Europa feudal.
  • El repoblamiento y expansión de las ciudades que crecieron más allá de las murallas de la Alta Edad Media, debido al aumento demográfico y el desarrollo del comercio y las artesanías.
  • Las peregrinaciones cristianas hacia Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela.
  • El paulatino desarrollo de la burguesía, un sector social surgido entre los habitantes de los burgos o ciudades. Este sector no formaba parte de la estructura social dividida en 3 órdenes característicos, propia del mundo feudal (clero, nobles, campesinos).
  • La crisis de la Iglesia romana, que debió enfrentar la expansión de varios movimientos que cuestionaban los dogmas cristianos (cátaros, husitas), el Papado de Aviñón y el Gran Cisma de Occidente.
  • El paulatino fortalecimiento de la autoridad real en detrimento del poder de los señores feudales. Este proceso fue posibilitado por el debilitamiento de la nobleza rural y el ascenso de familias burguesas, las cuales proporcionaron el apoyo financiero que los reyes necesitaban para reclutar ejércitos de mercenarios, con los que someter a los poderes locales.
Ferias de Champaña

Vista de un sector de las ferias de Champaña. Miniatura del manuscrito Le Chevalier errant de Tomás III de Saluzzo, 1400.

Principales acontecimientos de la Baja Edad Media

Los hechos y procesos más importantes de la Baja Edad Media fueron los siguientes:

  • Las cruzadas (1095-1291): el Papado convocó a 9 expediciones militares para recuperar Tierra Santa del poder de los musulmanes, en el Mediterráneo Oriental. Estos habían ocupado los sitios sagrados para la cristiandad en Jerusalén, tales como el lugar de nacimiento y el Santo Sepulcro de Jesucristo.
  • El Papado de Aviñón (1309-1378): se inició cuando Clemente V trasladó la sede del Papado desde Roma a la ciudad francesa de Aviñón. Tras el fin de la guerra de los 8 Santos, Gregorio XI regresó a Roma.
  • La guerra de los 100 Años (1337-1453): enfrentó a ingleses y franceses por la sucesión de la Corona francesa de la extinguida dinastía de los Capetos. Inicialmente la guerra favoreció a los ingleses, quienes derrotaron a los franceses en las batallas de Crécy (1346), Poitiers (1356) y Azincourt (1415). Sin embargo, las victorias de Juana de Arco cambiaron el curso de la guerra que los franceses terminaron ganando, luego de la victoria obtenida en la batalla de Castillon.
  • El Cisma de Occidente (1378-1417): caracterizado por la coexistencia de varios papas simultáneamente. Finalizó tras la realización del Concilio de Constanza y la elección del papa Martín V.
  • La Unión de Kalmar (1397-1523): estableció la unificación dinástica de Suecia, Dinamarca y Noruega. Este gran reino del norte de Europa incluía también a Finlandia (que pertenecía a Suecia), a Islandia y a las islas Feroe y Groenlandia (que dependían de Noruega).
  • Las guerras husitas (1419-1434): se desencadenaron tras la quema en la hoguera del reformista checo Jan Hus (1415), que fue acusado de herejía por el Concilio de Constanza. Las guerras enfrentaron a los partidarios de Hus contra el Papado y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.
  • La toma de Constantinopla por los turcos otomanos (1453): la cual puso fin a la existencia milenaria del Imperio bizantino y dejó en manos de los musulmanes el control del comercio entre el Mediterráneo Oriental y el mar Negro.
  • La Guerra de las Dos Rosas (1455-85): un conflicto civil que enfrentó a la Casa de Lancaster contra la Casa de York. Finalizó con la muerte en batalla del rey Ricardo III y la llegada al poder de la dinastía Tudor, representada por Enrique VII.
  • El fin de la Reconquista cristiana de la península ibérica, que tuvo lugar en 1492 cuando los reyes católicos tomaron la capital del reino moro de Granada.

Arte y conocimientos en la Baja Edad Media

Los cambios culturales de la Baja Edad Media se manifestaron en una nueva forma de religiosidad, caracterizada por el culto a la Virgen María y la expansión de las órdenes mendicantes, como los franciscanos y los dominicos. A diferencia de las órdenes monásticas, que predominaron en la Alta Edad Media, los mendicantes no se recluían en monasterios, sino que recorrían las ciudades.

Surgieron las primeras universidades, centros de aprendizaje y discusión de los saberes de la época, independientes de los monasterios y ubicadas en las ciudades. Las primeras fueron las de Bolonia, Módena y Vicenza, en Italia; la Sorbona, en París, la de Oxford en Inglaterra y la de Salamanca, en España.

En filosofía, tanto en el ámbito musulmán como en el cristiano, se difundió la escolástica, la cual buscaba explicar los misterios religiosos a través de la razón y a partir de los principios de la filosofía aristotélica. Sus principales exponentes fueron Santo Tomás de Aquino, San Alberto Magno, Guillermo de Ockham y Nicolás de Cusa.

En arte, a partir del siglo XII se difundió el estilo gótico, cuya principal manifestación fueron las catedrales. Este estilo, originado en Francia, se expandió por toda Europa y se caracterizó por el desarrollo de nuevas tecnologías que permitieron la construcción de edificios altos y luminosos, con predominio de la verticalidad. En las catedrales se introdujeron las grandes ventanas cubiertas con vitrales y escenas realizadas con vidrios de colores.

La pintura y escultura se manifestó en obras con tendencia al naturalismo, elegantes y claras.

catedral gótica de Notre Dame

Fachada de la catedral gótica de Notre Dame de París cuya construcción se inició en 1163.

Bibliografía:
  • Duby, Georges. La Edad Media. Madrid, Taurus. 2000.
  • Fossier, Robert. La sociedad feudal. Barcelona, Crítica 1996.
  • Heers, Jacques. Historia de la Edad Media. Barcelona, Labor. 1984.
  • Le Goff, Jacques. La civilización del Occidente medieval. Madrid, Paidós. 1999.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2020). Baja Edad Media. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/baja-edad-media/).