blank

Batalla de las Ardenas

Ofensiva alemana lanzada el 16 de diciembre de 1944 a través de la región de las Ardenas, en las actuales Bélgica y Luxemburgo.

Datos
Fecha 16 de diciembre de 1944.
Lugar Región de las Ardenas, actual Bélgica y Luxemburgo.
Beligerantes Aliados vs. Alemania nazi.
Resultado Victoria de los Aliados.

¿Qué fue la batalla de las Ardenas?

La batalla de las Ardenas fue una ofensiva alemana lanzada el 16 de diciembre de 1944 a través de la región de las Ardenas, en las actuales Bélgica y Luxemburgo. Este fue el último gran ataque de la Alemania nazi y una de las batallas más sangrientas de la Segunda Guerra Mundial.

El objetivo del ataque alemán era atravesar las líneas enemigas, tomar el puerto de Amberes y embolsar a varios ejércitos enemigos contra las costas del mar del Norte.

La ofensiva tomó por sorpresa a los aliados, debido a que fue planeada en el mayor de los secretos y a que el cielo estaba nublado, lo que impidió que los aviones pudieran despegar y hacer reconocimientos aéreos.

Una feroz resistencia de los estadounidenses en la ciudad sitiada de Bastoña frenó el avance de los alemanes, que no contaban con suficiente combustible para sus blindados. La llegada de refuerzos y el mejoramiento de las condiciones meteorológicas sellaron el fracaso de la ofensiva germana.

Antecedentes de la batalla de las Ardenas

Durante 1944, Alemania había sufrido varias derrotas y estaba en retroceso tanto en el frente occidental como en el oriental. En Occidente, los aliados habían desembarcado en Normandía y luego de liberar Francia, avanzaban hacia la frontera alemana.

Hacia septiembre, Hitler llegó a la conclusión de que la única manera de cambiar el curso de la guerra era lanzar una gran ofensiva en el frente occidental. El objetivo de este ataque era infligir una gran derrota a los aliados occidentales, para obligarlos a negociar un armisticio. Asegurada la paz en Occidente, Alemania podría concentrar todas sus fuerzas en el este para luchar contra la Unión Soviética.

El proyecto consistía en:

  • Concentrar un ejército de alrededor de 45 divisiones tras la Línea Sigfrido, que protegía la frontera occidental de Alemania.
  • Lanzar un ataque sorpresivo contra las tropas aliadas estacionadas en la región de las Ardenas, compartida por Bélgica y Luxemburgo.
  • Derrotar a las divisiones estadounidenses, llegar hasta el río Mosa y reorientar el avance hacia el noroeste, para tomar el puerto de Amberes.
  • Cercar a varias divisiones británicas contra las costas del mar del Norte.
  • Entablar negociaciones con los aliados occidentales.

Para llevar a cabo este plan, Hitler ordenó retirar varias divisiones del frente oriental, para concentrarlas en la frontera germano-belga. La acumulación de tropas y material bélico se llevó a cabo en secreto, recurriendo al envío de notas selladas a través de mensajeros (para no usar la radio) y al desplazamiento nocturno de tanques y cañones.

A principios de diciembre, Hitler había logrado reunir un total de 200.000 soldados, 2.500 tanques, 1.900 cañones y 3.000 aviones. Era una fuerza de ataque temible, pero con un punto débil: no tenía suficiente combustible para llegar a Amberes. Esto obligaba a los alemanes a depender del combustible que lograran capturar del enemigo.

Desarrollo de la batalla de las Ardenas

El 16 de diciembre de 1944 las tropas alemanas se lanzaron sobre las aliadas, a lo largo de un frente de unos 140 km situados en la región boscosa de las Ardenas.

Previamente, una serie de comandos al mando del coronel Otto Skorzeny se había infiltrado en las líneas enemigas. Esos hombres, que vestían uniformes británicos y estadounidenses y sabían hablar inglés, tenían la misión de sembrar la confusión en las filas aliadas.

El ataque tomó por total sorpresa a la vanguardia aliada, que se vio desbordada por las tropas alemanas. A pesar de las malas condiciones climáticas, los alemanes lograron avanzar hacia el oeste durante los días 17 y 18, pero al llegar a la encrucijada de carreteras de Bastoña, en la actual Bélgica, se toparon con unidades estadounidenses que, a pesar de estar aisladas y dispersas, ofrecieron una férrea oposición. Esa resistencia logró retrasar el avance de los alemanes, quienes rodearon la ciudad pero no lograron tomarla.

El día 21, las condiciones meteorológicas comenzaron a mejorar, por lo que el 23 la aviación aliada pudo despegar para abastecer a las tropas sitiadas y bombardear a los atacantes.

El 26 de diciembre, los refuerzos aliados al mando del general estadounidense George Patton, rompieron el cerco de Bastoña. El 3 de enero de 1945, varios ejércitos aliados, al mando de Patton al sur y del general inglés Bernard Montgomery al norte, lanzaron una contraofensiva y los alemanes, los cuales se quedaron sin combustible para sus blindados, comenzaron a retroceder.

El 7 de enero Hitler se dio por vencido y ordenó la retirada general hacia la Línea Sigfrido. Sin embargo, se siguió combatiendo hasta el 25 de enero, cuando las últimas unidades alemanas lograron regresar a Alemania.

fotografía de las tropas alemanas en batalla de las Ardenas

Tropas alemanas avanzando a través de los bosques de las Ardenas, diciembre de 1944.

Consecuencias de la batalla de las Ardenas

Las principales consecuencias de la batalla de las Ardenas fueron las siguientes:

  • Los alemanes perdieron unos 80.000 hombres y unos 700 tanques, por lo que muchas de sus unidades quedaron severamente disminuidas. Para la Wehrmacht, la batalla de las Ardenas fue una derrota que la diezmó y de la cual no pudo reponerse.
  • El fracaso en las Ardenas condenó a Alemania a la derrota en la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces, ya no pudo lanzar nuevas ofensivas y solo se limitó a retroceder día tras día hasta el suicidio de Hitler y la rendición incondicional, el 8 de mayo de 1945.
  • Los estadounidenses sufrieron alrededor de 90.000 bajas, entre ellas unos 20.000 muertos, 47.500 heridos y 23.000 desaparecidos. Nunca habían tenido tantas pérdidas en una sola batalla.
  • La ofensiva germana retrasó el avance de británicos y estadounidenses sobre Alemania y jugó en favor de los soviéticos. Debido al traslado de divisiones alemanas al frente occidental, las tropas del ejército Rojo pudieron llegar a Berlín antes que sus aliados occidentales. La bandera soviética ondeando en lo alto del edificio del Parlamento alemán se convirtió en el símbolo de la victoria sobre la Alemania nazi.
Bibliografía:
  • Beevor, Anthony. La Segunda Guerra Mundial. Barcelona, Pasado y Presente. 2012.
  • D’ Este, Carlo. Patton: un genio para la guerra. Nueva York, HarperCollins. 1995.
  • Whiting, Charles. La guerra secreta. La batalla de las Ardenas. Barcelona, Crítica. 2008.
Citar artículo:
Batalla de las Ardenas (2020). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/batalla-de-las-ardenas/).