blank

Batalla de Poitiers (732)

Conflicto bélico que enfrentó a las huestes de Carlos Martel contra un ejército omeya que había invadido el reino merovingio de los francos.

Datos
Fechas 732.
Lugar Francia central.
Beligerantes Reino de los francos vs. Califato omeya
Resultado Victoria de los francos.

¿Qué fue la batalla de Poitiers?

La batalla de Poitiers tuvo lugar el 10 de octubre del 732 y enfrentó a las huestes de Carlos Martel contra un ejército omeya que había invadido el reino merovingio de los francos. Las fuerzas musulmanas eran comandadas por Al-Gafiqi, gobernador de la provincia de Al-Andalus, en la actual España.

La batalla de Poitiers finalizó con un decisivo triunfo de los francos y la derrota de los musulmanes, que perdieron miles de hombres y se vieron obligados a retirarse al sur de los Pirineos.

Algunos historiadores la llaman «primera batalla de Poitiers», para distinguirla de la que, en 1356, enfrentó a Francia e Inglaterra, en el contexto de la Guerra de los 100 años.

Contexto histórico

Cuando el profeta árabe Mahoma falleció, en el 632, fue sucedido por diversos califas, que pasaron a ser los jefes espirituales y temporales de todos los musulmanes. Ellos impulsaron la expansión militar del islam hacia Palestina, Siria, la Mesopotamia asiática, Armenia, Persia y Egipto.

En el 661, luego de la muerte del califa Alí, la familia de los Omeyas usurpó el poder y creó un califato cuya capital estaba en la ciudad de Damasco, en la actual Siria. Bajo su gobierno, los musulmanes se extendieron hasta la India por el este y hasta Marruecos por el oeste.

En el 711, un ejército musulmán integrado por árabes y bereberes cruzó el Estrecho de Gibraltar e invadió la península ibérica. Los visigodos, que habían fundado un reino en Hispania a principios del siglo VI, intentaron detenerlos, pero fueron vencidos en la batalla de Guadalete, en la que murió el rey Rodrigo junto a gran parte de la nobleza goda.

Luego de ocupar gran parte de la península ibérica, los ejércitos omeyas cruzaron los Pirineos y en el 719 ocuparon la región de Septimania, que formaba parte del reino de los francos. Este Estado estaba gobernado por la dinastía de los merovingios, cuyos reyes tenían una autoridad muy limitada.

En el 732, un ejército omeya integrado por unos 30.000 hombres dirigidos por Al-Gafiqi cruzó los Pirineos y atacó el ducado de Aquitania, que era prácticamente independiente del poder de los merovingios.

El duque Eudes intentó frenar a los invasores a orillas del río Garona, pero fue derrotado y huyó hacia el norte. La ciudad de Burdeos quedó a merced de los musulmanes que la saquearon y realizaron una gran matanza de cristianos.

Luego de su victoria en Burdeos, Al-Gafiqi marchó hacia el norte, en dirección al río Loira. Se cree que uno de sus objetivos podría haber sido la abadía de San Martín de Tours, que en ese momento era la más prestigiosa de todo el oeste de Europa.

Para frenar la invasión musulmana, el rey de los francos Teodorico IV envió un ejército al frente de Carlos Martel. Este se desempeñaba como mayordomo de palacio y cumplía funciones similares a las de un primer ministro. Martel esperó a los musulmanes en una llanura ubicada entre las ciudades de Tours y Poitiers, en el centro de la actual Francia.

pintura de la Batalla de Poitiers, por Charles de Steuben.

Batalla de Poitiers (732), pintada por el artista francés Charles de Steuben en el siglo XIX. Galería de las batallas, Palacio de Versalles, Francia.

Desarrollo de la batalla de Poitiers

El ejército de Carlos Martel estaba formado casi en su totalidad por infantes armados con espadas, lanzas y escudos, mientras los musulmanes eran todos jinetes montados a caballo. Por esa razón, Martel adoptó una posición defensiva: hizo formar un gran cuadro con los infantes blandiendo sus lanzas y ocultó a la caballería en un bosque situado más al norte.

Durante seis días los dos ejércitos estuvieron frente a frente, produciéndose solo algunas escaramuzas. El séptimo día, Al-Gafiqi, impaciente porque los días se hacían cada vez más fríos y sus tropas no estaban equipadas, ordenó repetidas cargas de caballería contra el cuadro enemigo.

Los francos resistieron los asaltos a lo largo de la mañana y de la tarde. Al atardecer, grupos de soldados musulmanes se retiraron hacia su campamento, temerosos de que los francos pudieran capturar el botín que habían tomado en Burdeos. Cuando el grueso del ejército musulmán advirtió el movimiento de sus compañeros, se desató una retirada generalizada. Al-Gafiqi intentó frenar la retirada y reorganizar sus tropas, pero fue rodeado y muerto por la caballería franca, que había salido de su escondite.

Los musulmanes sobrevivientes aprovecharon la oscuridad para retirarse a su campamento. Durante la noche lo abandonaron en silencio y huyeron hacia el sur.

Causas y consecuencias de la batalla de Poitiers

Causas

Entre las causas de la batalla de Poitiers sobresalen las siguientes:

  • La invasión del reino de los francos por un ejército omeya que en el 732 cruzó los Pirineos y avanzó hacia el norte, saqueando pueblos, campos y ciudades.
  • El pedido de auxilio del duque Eudes de Aquitania a la corte de los merovingios, tras haber sido derrotado por los musulmanes a orillas del río Garona.
  • La decisión de rey Teodorico IV de enviar un ejército liderado por Carlos Martel para frenar la incursión de los musulmanes y terminar con los saqueos y matanzas de cristianos.

Consecuencias

Las principales consecuencias de esta batalla fueron las siguientes:

  • Los musulmanes perdieron unos 10.000 hombres entre ellos a su comandante, Al-Gafiqi. Los francos, solo 500.
  • Los musulmanes se vieron obligados a retirarse al sur de los Pirineos y solo conservaron la Septimania, que retendrían por veintisiete años más.
  • La victoria de los francos frenó la penetración de los musulmanes hacia el corazón de Europa y preservó el cristianismo como la religión predominante en ese continente.
  • El debilitamiento de los musulmanes fue aprovechado por el reino cristiano de Asturias para empujar la frontera hacia el sur, dándole continuidad a la Reconquista iniciada tras la batalla de Covadonga.
  • El triunfo conseguido en Poitiers fortaleció la posición interna de Carlos Martel, cuyo hijo, Pipino el Breve, destronó al rey Childerico III y fundó la dinastía de los carolingios. El máximo exponente de esta casa real fue Carlomagno, que en la navidad el año 800 fue coronado como emperador de Occidente por el papa León III.
Bibliografía:
  • Bendriss, Ernest. Breve historia de los carolingios. Auge y caída de la estirpe de Carlomagno. Madrid, Dilema. 2017.
  • Heers, Jacques. Historia de la Edad Media. Barcelona, Labor. 1984.
  • Pirenne, Henry. Mahoma y Carlomagno. Buenos Aires, Claridad. 2013.
Citar artículo:
Batalla de Poitiers (732) (2021). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/batalla-de-poitiers-732/).