Icono de diálogo

Concilio de Trento

Concilio convocado por el papa Pablo III para intentar resolver la crisis en la que estaba sumida la Iglesia católica a partir de la Reforma protestante.

¿Qué fue el Concilio de Trento?

El Concilio de Trento fue un concilio convocado por el papa Pablo III para intentar resolver la crisis en la que estaba sumida la Iglesia católica a partir de la Reforma protestante. Entre 1545 y 1563 se realizaron un total de 25 sesiones plenarias en las que se trataron todos los puntos de la doctrina y la disciplina eclesiástica. Los temas fueron discutidos por comisiones supervisadas por los legados pontificios y aconsejadas por especialistas, en su mayor parte jesuitas, designados por los pontífices.

Las resoluciones emanadas de esas sesiones fueron aprobados por el papa Pío IV el 24 de enero de 1564.

Etapas del Concilio de Trento

Este concilio desarrollado en la ciudad de Trento, en el norte de Italia, tuvo tres etapas:

  • La primera, entre 1545 y 1549, con interrupciones, corresponde al papado de Pablo III. Se trataron los temas de doctrina cuestionados por los protestantes. Esta etapa se vio entorpecida por los conflictos entre el papa y el emperador del Sacro Imperio, Carlos V, quien intentaba imponer sus principios en el Concilio para evitar la separación de los príncipes protestantes alemanes.
  • La segunda etapa corresponde al papado de Julio III y se extendió entre 1551 y 1552. A estas reuniones asistieron algunos príncipes alemanes y delegados del luteranismo. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, resurgieron las tensiones y el Concilio se suspendió nuevamente.
  • La tercera llevada adelante por Pío IV sesionó entre 1562 y 1563. Durante esta etapa se hizo evidente que la separación de los territorios protestantes era inevitable y las discusiones se centraron en las reformas a la Iglesia católica necesarias para reforzar su posición y mantener a sus fieles.

Contexto histórico

La crisis moral de la Iglesia católica había llevado a muchos cristianos a plantear una fuerte crítica a los pontífices. En Alemania, esa crítica concluyó en la Reforma protestante iniciada en 1517 por Martín Lutero.

Como consecuencia de la Reforma, buena parte de la cristiandad se separó en distintas ramas. En un primer momento, la Iglesia pretendió la reunificación del catolicismo con el apoyo del emperador católico del Sacro Imperio. Sin embargo, la resistencia de Carlos V a someterse al papado, sumada a sus ambiciones territoriales, dificultaron una alianza entre ambos poderes.

En este contexto, los pontífices se vieron en la necesidad de tomar medidas drásticas para evitar que la cristiandad continuara disgregándose. El Concilio de Trento pretendió en un principio establecer un diálogo con los protestantes para fijar puntos en común, pero en durante su desarrollo, frente a la negativa a ceder de ambas partes, terminó fijando estrategias combativas para consolidar el poder del catolicismo.

pintura del concilio de trento

Reunión del Concilio de Trento, 1588-1589, fresco de Pasquale Cati en la iglesia de Santa María en Trastévere, Roma.

Principios establecidos en el Concilio de Trento

El Concilio de Trento estableció los principios de la Iglesia católica romana en distintos aspectos:

  • En el dogma:
    • Reafirmó el libre albedrío y la inclinación al bien de los seres humanos.
    • Afirmó que la libertad se alimenta de la gracia a través de los siete sacramentos.
    • Estableció que las Sagradas Escrituras son base fundacional de la fe. Sin embargo, estas solo pueden ser interpretadas por autoridades de la Iglesia.
    • Confirmó la presencia real de Cristo en la Eucaristía, así como la transustanciación durante la misa.
    • Determinó que la Iglesia católica romana está inspirada por el Espíritu Santo y no se equivoca en materia de fe.
  • En la pastoral:
    • Se establecieron las condiciones de acceso y los deberes del sacerdocio.
    • Se organizaron las congregaciones religiosas y se estimularon las prédicas y misiones en países protestantes.
    • Se establecieron mecanismos para la formación de los sacerdotes. Los obispos, especialmente debían tener una educación integral para poder guiar a los fieles de su diócesis.
  • Se reorganizó el gobierno de los Estados pontificios:
    • Se establecieron las nunciaturas. Estas son delegaciones diplomáticas en los países católicos para aconsejar a los reyes y controlar a las jerarquías religiosas.
  • Se estimuló la realización de ritos de piedad popular como el rezo del rosario, las celebraciones de fiestas religiosas como la Semana Santa y Corpus Christi; las procesiones y la devoción de los santos.
  • Se instó a utilizar recursos sensoriales para atraer a los fieles como la profusa ornamentación de las iglesias, la organización de teatralizaciones, el empleo de música, imágenes, instrumentos de oro y plata con piedras preciosas en las celebraciones, etc.
  • Se impuso un control severo de la producción literaria y artística mediante la reglamentación del modo en que debían ser representadas las situaciones sagradas al mismo tiempo que se ejercía una fuerte censura sobre las publicaciones.

Consecuencias del Concilio de Trento

Algunas de las consecuencias del Concilio de Trento fueron las siguientes:

  • Se consolidó la Contrarreforma, el proceso de fortalecimiento de la Iglesia católica para enfrentar a la Reforma protestante.
  • La publicación en 1566 del Catecismo del Concilio de Trento que estuvo vigente hasta 1959, cuando se realizó el Concilio Vaticano II, estableció las bases del catolicismo por 4 siglos.
  • En las tensiones entre católicos y protestantes, la Iglesia católica fijó su postura definitiva de manera intransigente. Como consecuencia, se endurecieron los conflictos entre quienes sostenían ambas posturas religiosas y durante el siglo XVII se desataron numerosas guerras de religión en Europa.
  • Se fortaleció el poder del papado que logró concentrar todos mecanismos de control de los fieles católicos.
  • En la Europa católica, especialmente en Italia, el Barroco derivó en un arte orientado a exaltar los valores religiosos mediante el estímulo de los sentidos.
Bibliografía:
  • Bennassar, Bartolomé, y otros. Historia Moderna. Madrid, Akal. 1998.
  • Chiovaro, Francesco y Bessière, Gérard. Urbi et Orbi. Dos mil años de papado. Ediciones B. 1997.
  • Floristán, Alfredo (coord.). Historia Universal Moderna. Barcelona, Ariel. 2015.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Concilio de Trento. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/concilio-de-trento/).