Cornelio Saavedra

Terrateniente, comerciante, político y militar que tuvo una actuación relevante durante el proceso revolucionario americano en el Virreinato del Río de la Plata.

Datos
Nacimiento Hacienda La Fombera, Departamento de Potosí, Virreinato del Perú, 23 de septiembre de 1759
Fallecimiento Rincón de Cabrera, Buenos Aires, 29 de marzo de 1829
Ocupación Terrateniente, comerciante, militar y político
Causa de la muerte Desconocida

¿Quién fue Cornelio Saavedra?

Cornelio Saavedra fue terrateniente, comerciante, político y militar que tuvo una actuación relevante durante el proceso revolucionario americano en el Virreinato del Río de la Plata.

Como vecino respetable de la ciudad, Cornelio Saavedra participó de la vida política cumpliendo funciones en el Cabildo de Buenos Aires y defendió la ciudad capital del virreinato asumiendo tareas militares durante las Invasiones Inglesas.

Al mismo tiempo, su lugar en la sociedad como criollo con menos privilegios que los peninsulares, lo impulsó a participar activamente de la Revolución de Mayo de 1810 y lo llevó a integrar la Primera Junta de gobierno como presidente.

En ese rol, sostuvo una posición moderada y conservadora con respecto a las acciones a seguir que lo convirtió en el gran antagonista del secretario de la Junta, Mariano Moreno.

Retrato de Cornelio Saavedra de B. Marcel, c. 1865.

Retrato de Cornelio Saavedra de B. Marcel, c. 1865.

Infancia, juventud y vida personal

Cornelio Saavedra nació en La Fombera, la hacienda de su familia ubicada en el departamento de Potosí en el Alto Perú, y allí pasó sus primeros años.

Fue el hijo menor de un rico comerciante porteño instalado en Potosí, Santiago Felipe de Saavedra y de una potosina, María Teresa Rodríguez Michel. Ambos pertenecían a la élite criolla colonial, y su padre era descendiente de Hernandarias de Saavedra, el primer gobernador del Río de la Plata.

En 1767, la familia se trasladó a Buenos Aires. Allí, Cornelio comenzó su educación formal y a los 14 años ingresó en el Real Colegio de San Carlos donde se destacó en filosofía y recibió la influencia de las ideas de la Ilustración.

Aunque lo común entre los hijos de los miembros de las clases altas coloniales era estudiar en alguna universidad como la de Córdoba, Chuquisaca o Salamanca, Cornelio Saavedra no tomó ese camino, sino que se inclinó por dedicarse a la actividad agropecuaria y comercial junto a su padre. Pronto alcanzó prosperidad y prestigio y se transformó en un miembro respetado de la comunidad.

En 1788 se casó con su prima Francisca de Cabrera y Saavedra, con la que tuvo 3 hijos, Diego, Mariano y Manuel. Enviudó en 1798 y tres años más tarde se casó con Saturnina Bárbara de Otálora y del Rivero con quien tuvo otros 3 hijos.

Actividad política y militar

Al mismo tiempo que prosperaba en su actividad comercial, Cornelio Saavedra comenzó a participar en la vida pública al iniciar una carrera política como funcionario del Cabildo de Buenos Aires.

En 1797 fue elegido para el cargo de regidor, y más adelante ocupó las funciones de alcalde de segundo voto y juez de menores. En 1804 pasó al Consulado como segundo cónsul y al año siguiente se desempeñó como administrador de los granos del diezmo del Cabildo. En su gestión pública, Saavedra se mostró afín a las ideas liberales e ilustradas que comenzaban a circular en América.

Cuando se produjeron las invasiones inglesas, Saavedra, como gran parte de los vecinos, se enroló como voluntario para integrar uno de los cuerpos de milicias que se formaron para enfrentar a los británicos.

Los criollos formaron dos cuerpos, aquellos que eran oriundos del norte se agruparon en el de Arribeños, mientras que los porteños integraron el de Patricios. En este último se destacó Cornelio Saavedra, por lo que, en octubre de 1806, luego de expulsar a los invasores, fue elegido jefe del Regimiento de Patricios.

La actuación del regimiento durante la Segunda Invasión fue heroica y esta situación puso de relieve la importancia de la participación de los criollos en la defensa del Virreinato del Río de la Plata. Esa conciencia del propio poder cambió el balance de poder de las fuerzas políticas y preparó el terreno para los eventos que vendrían con la Revolución de Mayo.

La Revolución de Mayo y los primeros gobiernos patrios

El poder conquistado por las milicias criollas luego de las Invasiones Inglesas se puso de manifiesto en 1809, cuando la intervención de Cornelio Saavedra con sus patricios impidió el intento de destitución del virrey Santiago de Liniers por parte de los vecinos españoles.

Cuando se inició el proceso que terminaría en la Revolución de Mayo de 1810, Saavedra participó del grupo que exigió la convocatoria de un Cabildo Abierto y fue el autor de la propuesta de crear una junta de gobierno para reemplazar al virrey.

El 23 de mayo, integró la junta presidida por Cisneros que fue rechazada por los sectores criollos y el 25 fue nombrado presidente de Primera Junta y como tal, presidió también la Junta Grande.

Al interior del movimiento revolucionario pronto se manifestaron fuertes diferencias con los sectores más radicalizados, liderados por Mariano Moreno el secretario de la Junta, que sostenía una postura más intransigente y agresiva. Saavedra era más prudente y conservador.

Para finales de 1810 la postura saavedrista era la que se había impuesto y Moreno renunció a la Junta. Para alejarlo del centro de influencia porteño, Saavedra lo envió con una misión diplomática a Gran Bretaña, pero Moreno falleció en alta mar.

El alejamiento de Moreno no terminó con los conflictos internos, ya que sus seguidores mantenían activa su oposición al presidente de la Junta.

El 5 y 6 de abril de 1811, seguidores de Saavedra generaron una pueblada para eliminar de los puestos de poder a los morenistas que quedaban. Aunque Cornelio Saavedra juró que no había participado, quedó en el centro de las sospechas de instigación al levantamiento y su poder se debilitó. En ese contexto y tras los fracasos del Ejército del Norte, se dirigió a Salta a prestar sus servicios como militar.

Aprovechando su ausencia, el Cabildo de Buenos Aires realizó un golpe institucional que disolvió la Junta Conservadora, destituyó a Saavedra e instauró un Triunvirato.

El destierro

Ante el camino que tomaba la situación política, Cornelio Saavedra solicitó permiso para retirarse a Mendoza con su familia mientras en Buenos Aires, sus partidarios eran perseguidos y expulsados de los cargos que ocupaban.

La persecución continuó durante el nuevo gobierno unipersonal, el Directorio. Saavedra fue enjuiciado, encontrado culpable del levantamiento del 5 y 6 de abril de 1811 y condenado al destierro. Antes de ser notificado de la condena, decidió exiliarse en Chile donde fue protegido por el gobierno chileno.

En 1814, José de San Martín, que era gobernador de Mendoza, le permitió regresar e instalarse en San Juan, donde se reunió con su familia. Más adelante pudo retornar a Buenos Aires e instalarse en la estancia que su hermano Luis tenía en Arrecifes, pero no fue rehabilitado hasta 1818, cuando se le devolvió su cargo en el ejército.

En 1822, se retiró de las actividades militares y se instaló en su estancia de Rincón de Cabrera, con su familia, donde falleció en 1829.

Poco antes de su muerte, escribió su Memoria autógrafa, en la que registró mirada sobre los sucesos históricos que había protagonizado.

Bibliografía:
  • Devoto, Fernando y Madero, Marta (dir.). Historia de la vida privada en Argentina. País Antiguo. De la colonia a 1870. T. 1. Buenos Aires, Taurus, 1999.
  • Saavedra, Cornelio. Memoria autógrafa. Buenos Aires, Del nuevo extremo, 2009.
  • Ulloa, Alejandro (coord.). Cornelio Saavedra. El destacado líder de Mayo. Buenos Aires, Planeta, 2009.

Autor:

Licenciada en Gestión e Historia de las Artes, Editora. Autora y editora de contenidos educativos y de divulgación.

Citar artículo:
Paola Maurizio (2023). Cornelio Saavedra. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/cornelio-saavedra/). Última actualización: julio 2023.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)