Icono de diálogo

Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano

Documento que reconoce los derechos humanos adoptada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa en agosto de 1789.

¿Qué fue la Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano?

La Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano es uno de los primeros documentos que reconoce y define los derechos de las personas como inherentes a su condición de seres humanos. Fue adoptada por la Asamblea Nacional Constituyente de Francia en agosto de 1789 en el contexto de la Revolución Francesa.

El 9 de julio de 1789, el asambleísta Jean-Joseph Mounier propuso que la Constitución que se estaba redactando llevara una declaración sobre los derechos del hombre. La moción fue aceptada y se presentaron numerosos proyectos que fueron analizados y sintetizados por varias comisiones hasta lograr el documento final. Su espíritu responde al clima cultural revolucionario, racionalista, laico e individualista.

La Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano fue aprobada y adoptada por unanimidad por la Asamblea Nacional entre el 20 y el 26 de agosto de 1789 e incorporada como Preámbulo a la Constitución de 1791.

imagen de Los derechos del hombre y el ciudadano

Los derechos del hombre y el ciudadano, 1789.

Características de la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano

Las características principales de la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano son:

  • Enuncia la igualdad entre los seres humanos y reconoce ciertos derechos, como la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad, que le corresponden por su condición humana.
  • Además de los principios de libertad e de igualdad, sostiene los principios de mayorías, de sometimiento de los gobernantes a la ley, de separación de poderes de gobierno.
  • Sintetiza una larga elaboración de documentos iniciada en el siglo XVI, como consecuencia del humanismo propio de la Edad Moderna, que buscan limitar el poder real y reconocer la libertad individual de las personas.
  • Se produjo en la tradición de pensamiento individualista asumido por la Ilustración, cuyos filósofos le dieron fundamento. Sus principios fueron influidos por corrientes filosóficas que tenían gran aceptación en la época, como la fisiocracia y el liberalismo, así como en el derecho natural y en los textos de autores como Montesquieu, Voltaire y Rousseau.
  • A diferencia de otros documentos anteriores ingleses y norteamericanos, como los textos de las Colonias Inglesas en América y la Declaración Independencia de los Estados Unidos de 1776, que basaban sus principios en el orden divino, la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano no tiene una justificación religiosa sino racional.
  • En contra de las ideas vigentes sostenidas por el absolutismo monárquico, sostiene que el poder del gobierno no proviene de Dios, sino que pertenece a los ciudadanos quienes lo delegan en el monarca y Establece que son los gobiernos los que deben asegurar a los individuos el goce pleno de sus derechos.
  • Reconoce y garantiza que los derechos humanos son anteriores al Estado, por lo tanto, la declaración limita la actividad de los gobiernos, ya que sus acciones no pueden afectar el disfrute de los derechos.
  • Su espíritu de igualdad y libertad inspiró las revoluciones independentistas hispanoamericanas, así como la concepción de las sociedades contemporáneas.
  • Los principios de la declaración establecieron las bases de la organización política de Francia y luego del resto de Europa. A partir de ellos se justifica la defensa de la libertad individual, las ideas de que la soberanía reside en la Nación, que el poder debe estar dividido, y que la ley debe ser expresión de la voluntad general a partir la participación ciudadana.
  • Desde 2003, el documento de la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano están inscriptos en el registro Memoria del mundo de la UNESCO.
  • A pesar de su pretendida universalidad, la Declaración no contemplaba la situación de grandes grupos de la sociedad como las mujeres y los esclavos. En 1791, Olympia de Gouges, una escritora y política francesa que era feminista y luchaba por la abolición de la esclavitud, publicó la Declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana como modo de poner en evidencia esa contradicción.
Bibliografía:
  • Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Recuperado de cervantesvirtual.
  • AA.VV. Historia Universal. 16. El impacto de la Revolución francesa. Lima, Salvat-La Nación. 2005.
  • Peces Barba Martínez, Gregorio. «Los Derechos del Hombre en 1789. Reflexiones en el segundo centenario de la Declaración Francesa», Anuario de Filosofía del Derecho, IV, pág. 57-128. 1989.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/declaracion-de-los-derechos-del-hombre-y-del-ciudadano/).