«Los dioses romanos eran las divinidades a las que se adoraban y rendían culto durante el período de cultura romana»

¿Quiénes eran los dioses romanos?

Mucho antes de que se impusiera la religión judío-cristiana, en la cultura romana se adoraban muchos dioses o divinidades, algunos originados de su propia cultura y otros traídos de otras mitologías de países vecinos como Grecia, Fenicia y de los etruscos.

Para los romanos, la religión estuvo basada en toda una serie de creencias sobrenaturales que fueron modificándose en el tiempo a medida que iban conquistando territorios y adquirían nuevos conocimientos y también integraban en muchos casos, algunas creencias religiosas o sobrenaturales de los pueblos conquistados. 

Principales dioses romanos

Principales dioses romanos

Se conocen más de 200 dioses romanos distintos, entre estos se destacan los 12 principales dioses del panteón romano:

Júpiter Juno Vulcano
Diana Febo Minerva
Venus Plutón Neptuno
Marte Mercurio Baco

Júpiter

Es el principal dios de la mitología romana, equivalente al dios griego Zeus, aunque su origen se remonta a poblaciones primitivas antes del contacto con Grecia.

Era hijo de Saturno y Ops, según la leyenda Ops ocultó a Júpiter en la isla de Creta donde fue amamantado por una cabra hasta que creció y liberarlo de la muerte, ya que por tradición Saturno devoraba a sus hijos.

Es la divinidad que representa al cielo, la luz y fenómenos atmosféricos y formaba parte de la Tríada Capitolina, junto con Minerva y Juno, donde eran invocados en los momentos difíciles por los gobernantes de Roma. Su representación se hace con un águila, un cetro y un rayo.

Juno

Era una de las diosas más importantes de la mitología romana. Diosa del matrimonio y representa la maternidad. Era hija de Saturno y Ops, por tanto hermana de Júpiter, de quien también fue esposa. Tuvo 3 hijos: Marte, Vulcano y Lucina. Su equivalente en Grecia fue Hera.

Se representaba comúnmente sentada en un trono tirado de pavos reales, usaba una diadema y un cetro de oro.

Vulcano

Es el dios romano del fuego y era invocado por los artesanos y trabajadores de los hornos y de los metales. Era el creador de las armas de los dioses y héroes, según la mitología en el volcán Etna. Su equivalente en Grecia fue Hefesto y era hijo de Júpiter.

Se representa como un hombre mayor, fuerte, cojo y de aspecto poco agraciado. Se casó con Venus quien lo abandona por otro dios.

Diana

Era hija de Júpiter y Latona. Diosa de la luna. Júpiter le concedió el deseo a su hija de mantenerse casta y nunca casarse, por este motivo, era invocada por las mujeres vírgenes que querían protección en contra de agresiones sexuales.

Su equivalente griega fue Artemisa. También era asociada a los animales salvajes, cazadores y a la fertilidad, por lo que castigaba con los dolores de parto a las mujeres que la ofendían. Era representada por su gran belleza junto a un ciervo y un arco de plata y flechas.

Febo

Era hijo de Júpiter y hermano de Diana. Era el dios de la belleza, las artes plásticas y la música. Su equivalente griego fue Apolo. Era invocado por los músicos para obtener buenas oportunidades de trabajo.

Se representaba como un hombre fuerte, joven y desnudo y en ocasiones podía tener una lira.

Minerva

Era hija primogénita de Júpiter y diosa de la sabiduría. Era invocada por sacerdotes y filósofos. Su equivalente griega fue Atenea. Era frecuentemente representada con un casco, una pica y un escudo, aunque también usaban animales como la lechuza, un dragón o un escarabajo.

Venus

Era hija de Urano y esposa de Vulcano. Fue la diosa del amor y la belleza. Su belleza hizo que muchos dioses quisieran pretenderla, pero ella rechazó incluso a Júpiter, quien la castiga por este motivo y le asigna por esposo a Vulcano. Pero Venus decide dejarlo y luego se une a Marte con quien tuvo varios hijos.

Su equivalente griega era Afrodita. Era invocada para encontrar el amor verdadero o para recuperarlo cuando se separaban. Se representaba con una paloma, una espada y una concha marina.

Plutón

Hijo de Saturno y Ops, hermano de Júpiter y Neptuno. Era el dios de la tierra y las cosechas, también se vinculó al inframundo, por lo que era invocado en los funerales para dar descanso a los muertos. Se casó con Proserpina, hermana de Plutón.

Su equivalente griego fue Ades. Era representado por una corona de ébano y un carruaje tirado por cuatro bestias.

Neptuno

Primogénito de Saturno y Ops, hermano de Júpiter. Dios de los mares y océanos. A pesar de que se casó con Salacia, tuvo varios amoríos y mucha descendencia, entre los que se destacan los hijos con Medusa: Pegaso y Criasor.

Su equivalente griego fue Poseidón. Era invocado por pescadores y marinos para traer buenas pescas y calmar las aguas. Con frecuencia representado con el tridente y con un carro de combate.

Marte

Hijo de Júpiter y Juno. Esposo de Venus con quien tuvo 3 hijos. Su equivalente griego fue Ares. Era el dios de la guerra, pero también de la potencia viril, de la primavera y de la vida en los campos.

Era invocado por guerreros y luchadores para obtener la victoria. Era representado con una armadura, una espada, un escudo y un casco. También se podía ver con un lobo.

Mercurio

Hijo de Júpiter y de Maya, una ninfa. Su equivalente griego fue Hermes. Fue el dios del comercio y uno de los últimos dioses que se adoptaron como divinidad por los romanos. Era invocado por comerciantes para atraer buenas ganancias. Sin embargo, también se le mencionó como el dios de los ladrones, ya que robó el tridente de Neptuno, las flechas de Febo y el sable de Marte.

Su equivalente griego fue Hermes. Era representado con sandalias aladas, un bolso y el Pegaso.

Baco

Era hijo de Júpiter y una humana llamada Semele. Fue considerado el dios del vino y de la danza, dado su carácter delirante y desenfrenado. Era invocado para mejorar las cosechas de uva y obtener buen vino. De su nombre se deriva los bacanales, que es una forma de mencionar grandes fiestas o celebraciones.

Su equivalente griego fue Dionisio. Se representaba con un racimo de uvas y una copa de vino.

Origen de los dioses romanos

El origen exacto de los dioses romanos se remonta a los pueblos primitivos que vinieron en la región de Roma, en principio con pocos dioses, aunque siempre fueron politeístas.

De tal modo, que tenían una serie de dioses para mejorar los cultivos o para la lluvia, que eran invocados en circunstancias especiales. Mientras ocurría el crecimiento y desarrollo del imperio, hubo un contacto profundo con otras culturas y con ello comenzó la adaptación de otros dioses, principalmente desde la cultura griega. Estos dioses eran integrados como figuras propias y tenían nombres romanos y algunas características distintivas, pero que cumplían funciones similares a sus pares griegos.

La imagen que actualmente conocemos de los dioses romanos fue adoptada en la época de los etruscos VI a.C y a partir de allí se comenzaron a representar los otros dioses con forma y trajes romanos.

Equivalencia entre dioses romanos y griegos

La religión entre la cultura griega y la cultura romana tenía muchas similitudes, entre ellas su religión y dioses a los que adoraban. Sin embargo, tenían algunas pequeñas diferencias, como los nombres de sus dioses. A continuación, se establece la relación y equivalencia de los dioses romanos y griegos:

Nombre romano Nombre griego Función
Júpiter Zeus Principal dios y padre de todos los dioses
Juno Hera Diosa del matrimonio y reina de los dioses
Vulcano Hefesto Dios herrero y artesano
Diana Artemisa Diosa de la caza, arco y flecha y animales
Febo Apolo Dios del sol, música y profeta
Minerva Atenea Diosa de la sabiduría, guerra y ciencia.
Venus Afrodita Diosa de la belleza y el amor.
Plutón Hades Dios del inframundo y de los muertos
Neptuno Poseidón Dios del mar y el océano
Marte Ares Dios de la guerra
Mercurio Hermes Dios del comercio y mensajero
Baco Dionisio Dios de la fiesta