Imperio bizantino

Imperio surgido a partir del Imperio romano.

Datos
Fecha 395 – 1453.
Capital Constantinopla.
Ubicación Mediterráneo oriental.
Idioma Latín y griego.
Religión Cristianismo.
Gobierno Autocracia.

¿Qué fue el Imperio bizantino?

El Imperio bizantino fue un imperio surgido a partir del Imperio romano, el cual en el año 395 se dividió en dos y cuya parte oriental se desarrolló como Imperio bizantino.

En el año 395, Teodosio el Grande decidió dividir el Imperio romano entre sus dos hijos, y a su hijo Arcadio le correspondió el lado oriental. Su imperio perduró 1000 años más que el imperio de occidente y tuvo como capital a Constantinopla, antiguamente conocida como Bizancio.

El Imperio bizantino comprende uno de los mayores imperios de la historia, ya que supo ser una potencia a nivel mundial y trascendió a lo largo de los siglos.

Luego de debilitarse por diversas causas naturales, tales como la peste negra y guerras con imperios vecinos, el 29 de mayo de 1453, con la caída de Constantinopla, el Imperio bizantino llegó a su fin.

Bandera y escudo del Imperio Bizantino

Bandera y escudo del Imperio bizantino.

Origen del Imperio bizantino

El Imperio bizantino se originó a partir del constante crecimiento de la potencia del viejo mundo, el Imperio romano.

El emperador Diocleciano fue quien había infundido la idea de dividir el imperio para garantizar un mejor dominio de todo el territorio. Sin embargo, a pesar de la insistencia del emperador Teodosio I para reunificar las tierras, es él quien finalmente terminó dividiéndolas entre sus dos hijos.

La parte occidental del imperio sufrió diversos ataques germanos, los cuales no pudo resistir, y terminó por caer. En cambio, la parte oriental, el Imperio bizantino, fue capaz de resistir a los ataques y proyectarse en una era de auge y esplendor.

Ubicación del Imperio bizantino

El nombre del imperio se debe a que la capital de aquella región era una colonia griega llamada Bizancio, más tarde Constantinopla.

El Imperio bizantino estaba ubicado a través de toda la parte oriental de los dominios de la Antigua Roma.

Si bien comenzó tan solo con la parte oriental del Imperio romano, para el año 550 ya había logrado conquistar grandes territorios pertenecientes a la parte occidental.

Sin embargo, a lo largo de los años fue perdiendo influencia y poder hasta que, en 1453, cuando sucedió la conquista de Constantinopla (único territorio que poseía en aquel entonces) se disolvió definitivamente el Imperio bizantino.

Ubicación del imperio bizantino.

Ubicación del Imperio bizantino para el año 550, año de máximo esplendor.

Características del Imperio bizantino

Las principales características del Imperio bizantino son las siguientes:

  • Su momento de máximo esplendor fue bajo el gobierno del emperador Justiniano.
  • Fue reconocido por tener varios idiomas en su población, entre ellos el latín y el griego.
  • La religión que predominaba en el imperio era el cristianismo.
  • El emperador era la figura más importante y para la población representaba un vocero de Dios.
  • Debido a su ubicación estratégica, el Imperio bizantino tuvo una excelente economía ya que podía fácilmente comerciar productos como seda, marfil y otros tipos de artesanías.

Organización social y política

Organización social

La organización social del Imperio bizantino estaba conformada de la siguiente manera:

  • Emperador y su familia: el emperador consistía en la máxima autoridad y el mayor exponente de la iglesia.
  • Nobleza: asesores, funcionarios del emperador, caballeros y patricios que contaban con beneficios políticos y sociales. Se consideraban la clase alta del imperio.
  • Sacerdotes: aquellos que promulgaban la religión y contaban con los beneficios de la clase alta.
  • Clase media: comerciantes y artesanos que pagaban tasas de impuestos y contaban con escasos beneficios del imperio.
  • Clase trabajadora: campesinos y trabajadores que servían a las autoridades del imperio y debían pagar altas tasas de impuestos. Conformaban la clase más baja.

Organización política

La política del Imperio bizantino era teocrática, se consideraba que el emperador era un delegado de Dios y este tenía el poder absoluto. Así, además de ser el jefe supremo administrativo y de las fuerzas militares, él y su familia eran considerados sagrados.

Asimismo, el emperador contaba con funcionarios de la nobleza que se encargaban de las tareas administrativas y del control del imperio.

Religión del Imperio bizantino

La religión jugó un papel bastante importante en el éxito que llegó a tener el Imperio bizantino, ya que a través de ella se intentó unificar el occidente y el oriente para asegurar el bienestar de la nación.

El cristianismo era la religión que dominaba en el Imperio bizantino, al igual que en el romano. Esta era fundamental en la vida diaria de la población bizantina, tal como se puede observar en las obras artísticas de la época.

El emperador del imperio era considerado el mayor exponente de la iglesia.

Mosaico de la religión del Imperio Bizantino

Mosaico bizantino en la iglesia de San Vitale, Rávena, Italia, siglo VI d. C.

Caída del Imperio bizantino

La caída del Imperio bizantino sucedió junto con la caída de Constantinopla, en el año 1453, debido a la invasión del Imperio otomano, la cual se dio a partir de que los turcos estaban logrando un gran avance en diferentes territorios de África y Asia.

Con el Imperio bizantino en crisis, devastado por problemas sociales, el 29 de mayo de 1453 el Imperio otomano invadió Constantinopla, finalizando con el largo período del Imperio romano.

Esta caída significó un grave problema para el cristianismo, ya que la entrada de los turcos a Europa trajo otras religiones, costumbres e ideologías.

Asimismo, este hecho es reconocido en la historia universal ya que marca el final de la Edad Media en Europa y también el final del Imperio romano.

Citar contenido:
Imperio bizantino. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/imperio-bizantino/).