Icono de diálogo

Imperio británico

Conjunto de colonias, protectorados, mandatos y dominios gobernados por el Reino Unido de Gran Bretaña.

Datos
Fecha 1707 al 1997.
Capital Londres.
Idioma Inglés.
Forma de gobierno Monarquía parlamentaria.
Religión Anglicana.
Monedas El chelín y la libra esterlina.

¿Qué fue el Imperio británico?

El Imperio británico fue un conjunto de colonias, protectorados, mandatos y dominios gobernados por el Reino Unido de Gran Bretaña.

Si bien tuvo sus orígenes en el siglo XVI, comenzó a conformarse durante la primera mitad del siglo XVII, cuando los ingleses establecieron trece colonias en la costa atlántica de América del Norte. En esta época también ocuparon pequeñas islas del Caribe, como Jamaica y Barbados.

El punto de inflexión en el proceso de constitución del Imperio británico fue la Guerra de los Siete Años (1756-63). Este conflicto bélico finalizó con la derrota de Francia y el triunfo de Gran Bretaña, que incorporó a sus dominios Canadá, la India, Senegal, Florida y algunas islas del Caribe.

El Imperio británico alcanzó su apogeo entre 1815 y 1922, cuando amplió su dominación sobre vastas áreas de Asia, África y Oceanía. En 1921 alcanzó una extensión que lo convirtió en el imperio más grande de la historia mundial.

Comenzó a declinar luego de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, cuando los procesos de descolonización concluyeron con la pérdida de gran cantidad de territorios en Asia y África. Para algunos autores la devolución de Hong Kong a China, en 1997, marcó el fin del Imperio británico.

En la actualidad, Gran Bretaña conserva catorce dominios ultramarinos, entre ellos Gibraltar, Malvinas y Bermudas.

Características del Imperio británico

Entre las características principales del Imperio británico, se pueden destacar las siguientes:

  • Tuvo un alcance mundial ya que contaba con territorios o presencia militar en todos los continentes.
  • Se sostenía en el dominio de los mares por la Armada británica, que alcanzó esta posición de poder luego de destruir a las flotas de España y Francia en la batalla de Trafalgar, en 1805.
  • Estaba conformado por colonias, protectorados, dominios y mandatos de la Sociedad de las Naciones.
  • Su metrópoli era el Reino Unido de Gran Bretaña, conformado en 1707 tras la unión de Inglaterra y Escocia.
  • Su capital era la ciudad de Londres.
  • Su idioma oficial era el inglés; y su religión, la anglicana.
  • La población era multiétnica, ya que estaba integrada por europeos, americanos, africanos, asiáticos, maoríes, pueblos polinésicos, etc.
  • Sus actividades económicas estaban segmentadas. Desde la Revolución Industrial, las principales actividades de Gran Bretaña eran las industriales y las comerciales, mientras en las colonias predominaban la agricultura, la ganadería y la minería. Estas actividades primarias generaban materias primas para las industrias británicas y alimentos para sus trabajadores y la población en general.
  • Durante el siglo XIX la justificación ideológica de su existencia se basó en diversas teorías sobre la superioridad racial de los europeos y la incapacidad de los pueblos de Asia, África y Oceanía para gobernarse por sí mismos y procurar su progreso.
pintura de las tropas británicas en Ladysmith

Tropas británicas en Ladysmith, durante la guerra de los bóeres, en 1900. Pintura del artista británico John Henry Frederick Bacon. La guerra de los bóeres fueron dos conflictos armados que enfrentaron a Gran Bretaña contra los colonos de origen neerlandés de Sudáfrica, a fines del siglo XIX.

Organización política del Imperio británico

La organización política del Imperio británico se caracterizaba de la siguiente manera:

  • Su forma de gobierno fue la monarquía parlamentaria, instituida en 1689, tras la Revolución Gloriosa.
  • El rey (o la reina) de Gran Bretaña era la cabeza de imperio, mientras que un primer ministro era el jefe de gobierno.
  • Tenía un Poder Legislativo bicameral integrado por la Cámara de Lores y la Cámara de los Comunes.
  • Las colonias, los mandatos y los protectorados estaban a cargo de funcionarios nombrados por el gobierno británico.
  • Los dominios (Canadá, Terranova, Sudáfrica y Australia) tenían gobiernos propios, que se reunían con los funcionarios británicos en cumbres periódicas, la primera de las cuales tuvo lugar en Londres en 1887. Pero las relaciones exteriores de los dominios las dirigía el Foreign Office británico.
  • En 1931 el Estatuto de Westminster proclamó la independencia de los dominios, aunque siguieron ligados a Gran Bretaña por la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).

Colonias del Imperio británico

En 1921, año de su máxima extensión, el Imperio británico estaba compuesto por las siguientes colonias, dependencias, mandatos y dominios:

  • Europa: Chipre, Gibraltar y Malta.
  • América: Canadá, Guayana británica, Honduras británica, Indias Occidentales, Islas Malvinas, Islas Sandwich del Sur, Islas Georgias del Sur y Terranova.
  • Asia: Birmania, Borneo, Catar, Ceilán, Hong Kong, India, Kuwait, Malasia, Maldivas, Mesopotamia, Nepal, Omán, Omán de la Tregua, Palestina, Sarawak, Singapur, Tianjín, Transjordania y Weihai.
  • África: África del Sudoeste, Ascensión, Bechuanalandia, Basutolandia, Camerún del Norte, Costa de Oro, Egipto, Gambia, Kenia, Mauricio, Nigeria, Nyasalandia, Santa Elena, Sierra Leona, Somalilandia británica, Rodesia del Norte, Rodesia del Sur, Suazilandia, Seychelles, Sudán, Tanganika, Togolandia británica, Tristán de Acuña, Uganda, Unión Sudafricana y Zanzíbar.
  • Oceanía: Australia, Fiyi, Islas Cook, Islas Ellice, Islas Gilbert, Islas Salomón, Nauru, Niue, Nueva Zelanda, Nuevas Hébridas, Papúa y Nueva Guinea, Pitcairn, Samoa, Tokelau y Tonga.
Mapa del Imperio Británico.

El Imperio británico en 1921, año de su máxima expansión territorial.

Fin del Imperio británico

Luego de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña estaba en bancarrota, con una insolvencia que solo se evitó gracias a un préstamo de 4 mil millones de dólares concedidos por los Estados Unidos. Este préstamo puso en evidencia que Gran Bretaña había perdido el lugar de primera potencia mundial y que aceptaba la hegemonía de los Estados Unidos.

Al mismo tiempo, los movimientos nacionalistas anticolonialistas pusieron en jaque la existencia del Imperio, en especial luego de la Independencia de la India, en 1947. Para ese entonces los dirigentes británicos habían comprendido que los días del Imperio estaban contados, y en general, el gobierno metropolitano adoptó una política de retirada gradual y pacífica, una vez que se establecieron gobiernos no comunistas en el poder.

Durante las décadas de 1950 y 1960 la descolonización en África, el Caribe, Oceanía y el Sudeste asiático avanzó con gran rapidez y despojó al Imperio de casi todas sus colonias. Este proceso finalizó con la devolución de Hong Kong a China, en 1997.

En la actualidad, solo catorce territorios de ultramar permanecen bajo la administración británica, entre ellos Ascensión, Bermudas, Caimán, Gibraltar, Malvinas, Montserrat, Santa Elena y Tristán da Acuña. Gran Bretaña también tiene bases científico militares en la Antártida.

Bibliografía:
  • Bianco, Lucien. Asia contemporánea. Madrid, Siglo XXI. 1991.
  • Duroselle, Jean Baptiste. Europa de 1815 a nuestros días. Vida política y relaciones internacionales. Barcelona, Labor. 1991.
  • Hobsbawm, Eric. La era del Imperio (1875-1914). Barcelona, Crítica. 1998.
  • Ferguson, Niall. El Imperio británico. Cómo Gran Bretaña forjó el orden mundial. Madrid, Debate. 2005.
Citar artículo:
Imperio británico (2021). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/imperio-britanico/).