blank

Imperio carolingio

Organización territorial, social y política formada por Carlomagno y Pipino el Breve.

Datos
Fecha 768 – 843.
Ubicación Actual Francia.
Idioma Latín.
Religión Cristianismo.
Gobierno Monarquía absoluta.
Moneda Denario.

¿Qué fue el Imperio carolingio?

El Imperio carolingio alude a una organización territorial, social y política, desarrollada en Europa Occidental entre los siglos VIII y XI, que fue fundada por los reyes francos Pipino el Breve y Carlomagno como símbolo de restauración del Imperio romano de Occidente.

A pesar de que Carlomagno fue quien logró esta unificación, los comienzos del Imperio carolingio se deben a su padre, Pipino el Breve, quien comenzó con el proyecto en el año 750. Su hijo luego continuó con la reforma en el ámbito administrativo, religioso, educativo y legislativo.

Con el tiempo, el Imperio carolingio se convirtió en una organización territorial, social y política que luego de su división, en 843 con el Tratado de Verdún, formó el Reino de Francia, origen de la actual Francia.

Características del Imperio carolingio

Las principales características del Imperio carolingio son las siguientes:

  • Su figura de máxima autoridad era el emperador o rey.
  • Su forma de gobierno se basaba en una monarquía absoluta.
  • Su principal idioma era el latín, aunque también se hablaba francés, galoitaliano, sajón y otras lenguas.
  • Su división territorial se clasificaba en condados, ducados y marcas.

Ubicación del Imperio carolingio

El Imperio carolingio estaba ubicado a través de toda Europa Occidental, pero su núcleo se encontraba en la actual Francia.

Para poder conquistar el territorio de Europa Occidental, el cual estaba gobernado anteriormente por los merovingios, Carlomagno ganó varias batallas cuyos territorios fueron conformando su Imperio.

Ubicación del Imperio carolingio.

Ubicación del Imperio carolingio para el 804, época de su máximo esplendor.

Economía del Imperio carolingio

La economía del Imperio carolingio se basaba en la producción agrícola, sobre todo en la producción de cereales. Además, la sociedad también practicaba la ganadería.

La importación o exportación era inexistente, por lo cual los mismos territorios del Imperio producían lo necesario para alimentar a sus habitantes.

De esta manera, el Imperio basaba su economía en la subsistencia; sin embargo, el hecho de que no existieran reservas de alimentos trajo graves consecuencias, tales como hambruna y epidemias.

Organización del Imperio carolingio

Organización social

La sociedad carolingia se encontraba socialmente dividida en dos grandes sectores:

  • Privilegiados: aquellos que gozaban de privilegios económicos, sociales y territoriales.
    • Emperador.
    • Alto clero y alta nobleza.
    • Baja nobleza y bajo clero.
  • No privilegiados: aquellos que no poseían los mismos privilegios y dependían, de alguna manera, de la clase privilegiada.
    • Burgueses o comerciantes adinerados.
    • Campesinos y pequeños artesanos.
    • Campesinos pobres, esclavos y jornaleros.

Organización política

El Imperio carolingio regía bajo una monarquía absoluta, es decir, con un gobierno donde el emperador tenía el máximo poder militar, judicial y legislativo.

Para las funciones legislativas y administrativas el emperador se apoyaba en una corte o palacio, dirigida por un chambelán, que se encargaba de asuntos judiciales, de caballería, entre otros.

También existían otras instituciones como las llamadas cancillerías, que dirigían asuntos eclesiásticos y civiles, y el tribunal palatino, que aplicaba leyes a los habitantes.

Debido a la gran extensión del Imperio, este se dividía en condados, marcas y ducados, los cuales estaban bajo el control del emperador.

Para evitar la corrupción dentro de las divisiones, el emperador se apoyaba en inspectores llamados missi dominici, quienes se encargaban de que los marqueses y los condes cumplieran con las normativas del Imperio.

Organización territorial

La organización territorial del Imperio carolingio se basaba en tres divisiones:

  • Condados: demarcaciones a modo de «provincias» interiores que se encontraban bajo la responsabilidad de un conde nombrado por el emperador.
  • Marcas: zonas que se encontraban en fronteras fuertemente militarizadas y pendientes de cualquier invasión extranjera. Estas estaban bajo la responsabilidad de un marqués, quien mucha veces tenía bajo su control varios condados fronterizos.
  • Ducados: conjunto de condados que estaban bajo el control de un duque. Este también era utilizado como un título nobiliario de alta categoría, otorgado por el rey para mostrar gratitud.

Cultura del Imperio carolingio

Religión

La religión que profesaba el Imperio carolingio era la católica.

Carlomagno era devoto al catolicismo, por lo que en su reinado tuvo buenas relaciones con el papado. Este le otorgaba reconocimiento divino a los encargados de la política del Imperio, a cambio de que los militares y las autoridades lo mantuvieran en seguridad.

El Imperio tenía como objetivo el ir evangelizando religiosamente todos los sitios que conquistaba. En algunos casos logró influenciar territorios con sus creencias católicas, pero en otros, como en España, no obtuvo tanto éxito ya que la mayoría de la población era musulmana.

Educación

Durante el primer tiempo del Imperio carolingio, la educación se encontraba en un estado deplorable y habían desaparecido la mayoría de las escuelas.

Con la llegada de Carlomagno se empezaron a crear nuevas escuelas dirigidas por los sacerdotes, y de esta manera, la educación estuvo a cargo de la iglesia cristiana. 

Estos sitios educativos convirtieron al Imperio en un centro intelectual, ya que desde jóvenes hasta personas mayores pudieron educarse.

Retrato de Carlomagno

Retrato de Carlomagno, principal emperador del Imperio.

Arte

Los carolingios se caracterizaban por ser grandes artistas. Dentro de su Imperio se practicaba el arte clásico, de origen griego, y el arte cristiano con influencias bizantinas e islámicas.

Fueron grandes arquitectos con la intención de recuperar la arquitectura del Imperio romano. Sus principales obras arquitectónicas se vieron reflejadas en templos religiosos y palacios.

Adoptaron el arte en esculturas de marfil con funciones decorativas, principalmente en mármol, y además se destacaron en pinturas hechas a base de mosaicos que ilustraban los Evangelios.

División del Imperio carolingio

En el año 843, cuando finaliza el gran Imperio, se firmó el tratado de Verdún, el cual dividía al Imperio carolingio en 3 diferentes partes, una para cada nieto de Carlomagno.

Tratado de Verdún

División del territorio europeo a partir de la firma del tratado de Verdún.

Los territorios del Imperio carolingio quedaron divididos de la siguiente manera:

  • Reino de Carlos el Calvo (zona celeste).
  • Reino de Lotario I (zona marrón).
  • Reino de Luis el Germánico (zona roja).
Citar contenido:
Imperio carolingio (2018). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/imperio-carolingio/).