Inquisición española

Institución creada en el año 1480 con el fin de combatir las herejías y preservar la ortodoxia de la fe católica en sus territorios.

¿Qué fue la Inquisición española?

La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución creada mediante bula emitida por el papa Sixto IV por solicitud de los reyes católicos, en el año 1480, con el fin de combatir las herejías y preservar la ortodoxia de la fe católica en sus territorios.

A partir de la persecución de judíos y musulmanes llevada adelante en España durante el siglo XV, muchos miembros de esas comunidades optaron por convertirse al cristianismo para evitar la muerte o el exilio. En ese contexto, la Inquisición española se estableció para controlar que las conversiones fueran reales y que los nuevos cristianos no se apartaran del dogma.

A partir de 1480 la Inquisición comenzó a funcionar en Castilla y León y para 1490 ya se había extendido al resto de España.

Cuando en 1492 los judíos fueron oficialmente expulsados de España, quienes permanecieron fueron considerados tácitamente cristianos y, por lo tanto, susceptibles de ser controlados en sus costumbres y creencias. De eso modo, el alcance de la Inquisición se extendió a todos los habitantes del territorio español.

La institución inquisitorial no fue una creación española. Ya en el siglo XIII, el papa Lucio III había creado la Inquisición episcopal, mediante la bula papal Ad abolendam. Esta tenía la finalidad de combatir la herejía albigense en el sur de Francia.

Entre 1231 y 1233, el papa Gregorio IX creó una segunda fórmula, la Inquisición pontificia, con la bula Excommunicamus, establecida en varios reinos europeos.

Ambas eran instituciones temporales, que actuaban frente a una herejía determinada y después cesaban. La española, en cambio, era un organismo de control y castigo permanente.

Auto de fe presidido por Santo Domingo de Guzmán, obra realizada alrededor de 1495 por el artista español Pedro Berruguete.

Auto de fe presidido por Santo Domingo de Guzmán, obra realizada alrededor de 1495 por el artista español Pedro Berruguete.

Características de la Inquisición española

Las principales características de la Inquisición española son las siguientes:

  • Fue instaurada por el papa Sixto IV, a pedido de los reyes católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.
  • A partir de 1483, fue un organismo estatal de la monarquía española. La corona creó el Consejo de la Suprema y General Inquisición y nombró al primer inquisidor general, Tomás de Torquemada, que además era el confesor de la reina Isabel.
  • Los cristianos estaban obligados, bajo amenaza de excomunión, a acusar a quienes consideraban culpables de herejía.
  • Las personas acusadas eran llevadas a las prisiones del Santo Oficio e interrogadas. Ante la reticencia a confesar, eran torturadas.
  • Una vez obtenida la confesión eran juzgadas y podían ser sentenciadas a distintas penas de acuerdo tanto a la culpa como a su predisposición para arrepentirse. Las penas iban desde la prisión hasta la muerte en la hoguera.
    • El resultado del juicio y la sentencia se comunicaban en un acto público llamado auto de fe, al que concurrían las autoridades civiles y religiosas y el pueblo. Las ejecuciones también se realizaban de manera pública con la finalidad de aterrorizar a la población para que no se apartara del dogma de la Iglesia.
  • Los bienes de los condenados eran confiscados y se distribuían del siguiente modo: un tercio para la Corona, otro para obras de caridad y otro para la Santa Inquisición. Esta apropiación de los bienes de los condenados llevó en muchos casos a juzgar y condenar a personas ya muertas.
  • Durante el siglo XVI, el Santo Oficio se instaló en América con el objetivo de evitar que judíos o moros conversos pasaran a este continente.
  • La Inquisición española fue abolida durante la invasión napoleónica a España, restaurada por Fernando VII y eliminada definitivamente hasta la llegada de Isabel II como reina de España, en el año 1834.
  • A partir de la Ilustración y la invasión napoleónica, la persecución de la Inquisición se orientó hacia los intelectuales ilustrados y a quienes apoyaban los principios de la Revolución francesa.
  • Aunque se estima que fueron decenas de miles, no existe un registro fiable sobre la cantidad de víctimas de la Inquisición.

Causas y consecuencias de la Inquisición española

Causas

Las principales causas de la inquisición española fueron las siguientes:

  • El compromiso de los reyes católicos con la defensa de la religión católica y su imposición en sus territorios.
  • El interés por combatir las prácticas que fueran contra los estrictos dogmas de la religión católica.
  • El interés por los bienes materiales obtenidos por los condenados.
  • La intransigencia de la iglesia católica que rechazaba cualquier forma de creencia que no se ajustara a sus dogmas.

Consecuencias

Algunas de las consecuencias de la Inquisición española fueron las siguientes:

  • La persecución, tortura y muerte de miles de personas por considerar que practicaban algún tipo de herejía.
  • El exilio de cientos de miles de personas que tuvieron que salir de los territorios bajo dominio de la monarquía española para poder practicar libremente sus religiones y para conservar parte de sus bienes.
  • A partir del siglo XVIII, la Inquisición fue utilizada también como herramienta de persecución política de opositores al absolutismo monárquico.
Bibliografía:
  • Bennassar, Bartolomé (dir.). La Inquisición española, poder político y social. Barcelona, Crítica. 1981.
  • Dufour, Gerard. La Inquisición española. Aproximación a la España intolerante. Barcelona, Montesinos. 1986.
  • Martínez Millán, José. La Inquisición española. Madrid, Alianza. 2021.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2019). Inquisición española. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/inquisicion-espanola/). Última actualización: septiembre 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)