Icono de diálogo
retrato imaginario de juana de arco

Juana de Arco

Joven de familia campesina que tuvo una importante participación en la cuarta etapa de la Guerra de los Cien Años.

Datos
Nacimiento Domrémy, Lorena (actualmente Francia), 1412.
Fallecimiento Ruán, Francia, 30 de mayo de 1431.
Ocupación Campesina, militar.

¿Quién fue Juana de Arco?

Juana de Arco fue una joven de familia campesina que, argumentando que seguía órdenes de Dios, tuvo una importante participación en la cuarta etapa de la Guerra de los Cien Años.

A los 17 años, lideró parte del ejército francés que expulsó a los ingleses de Orleans y consiguió que se llevara a cabo en Reims la coronación de Carlos VII como rey de Francia.

En 1430, durante una batalla, Juana, ya conocida como la Doncella de Orleans (la pucelle, en francés), cayó prisionera y fue entregada a los ingleses, quienes la sometieron a un juicio largo e irregular en el que fue encontrada culpable de herejía. Fue condenada a la hoguera en Ruan, donde murió a los 19 años.

Retrato imaginario de Juana de Arco con su armadura y su estandarte.

Retrato imaginario de Juana de Arco con su armadura y su estandarte.

Infancia, visiones y ascenso

Juana de Arco (Jeanne o Jehanne d’Arc en francés) nació en Domrémy, Lorena, región que pertenecía al ducado de Bar.

El año de su nacimiento es incierto, aunque, a partir de sus declaraciones en el juicio que se le realizó en 1431, se estima que fue en 1412.

De acuerdo con esas mismas declaraciones, a los trece años comenzó a tener visiones y a oír las voces de San Miguel, santa Catalina y Santa Margarita. Estos santos le habrían indicado, en nombre Dios, la misión que debía seguir: levantar el sitio inglés sobre Orleans y coronar a Carlos VII como rey de Francia, en la ciudad de Reims, donde tradicionalmente se coronaba a los reyes franceses.

En el contexto de una guerra en la cual Francia se encontraba en una situación muy desfavorable, perdiendo cada vez más territorio ante Inglaterra, y puesta en duda la legitimidad de las pretensiones de Carlos VII al trono, la aparición de Juana se presentaba como una respuesta milagrosa ante una situación aparentemente irresoluble.

Convencida de que estaba cumpliendo con la voluntad de Dios, Juana logró establecer contacto con autoridades militares y finalmente llegar a la corte del rey Carlos en Chinon. Al llegar, la joven reconoció al rey que se había camuflado entre un grupo de cortesanos para ponerla a prueba, consiguiendo de esa manera tener una audiencia privada con él.

No hay registros del contenido de la conversación. Pero los argumentos de Juana lograron convencer Carlos de que la colocara al mando de un ejército con el fin de levantar el asedio inglés sobre Orleans.

El sitio de Orleans y la coronación en Reims

Amparada por el dictamen favorable de una comisión eclesiástica formada en Poitiers, que validó sus afirmaciones, Juana llegó a Orleans precedida por su fama.

Su arribo produjo la revitalización de las tropas francesas y la desmoralización de las inglesas. El ejército al mando de Juana logró romper el cerco y entrar a la plaza de Orleans. Al cabo de diez días, los ingleses levantaron el sitio y retrocedieron hacia el norte del río Loira.

La liberación de Orleans fue considerada prueba de la veracidad de las afirmaciones de la pucelle, y del carácter divino de su misión. La primera parte de su objetivo estaba cumplida, pero faltaba todavía la coronación de Carlos VII. Llegar a Reims implicaba atravesar regiones ocupadas por los ingleses y sus aliados en Francia, los borgoñones.

Juana, el duque de Alençon y el mariscal La Hire iniciaron una serie de enfrentamientos estratégicos que permitieron abrir el camino hacia Reims y coronar al rey el 17 julio de 1429.

Fracaso en París y captura

A pesar de que con la coronación de Carlos VII había finalizado la misión encomendada por Dios, Juana pretendió continuar con la campaña de liberación del territorio para aprovechar el entusiasmo de las tropas. Sin embargo, su lugar en la corte se había vuelto incierto y empezaron a prevalecer las voces de quienes abogaban por negociar con los ingleses en lugar de enfrentarlos en batalla.

El ataque francés a París, el 8 de septiembre de 1429, fue un fracaso que profundizó el distanciamiento del rey con Juana.

En mayo de 1430, en un enfrentamiento contra los ingleses, fue capturada en Compiègne y tomada prisionera por el ejército borgoñón, que la vendió a los ingleses.

Juicio y ejecución

Juana de Arco fue trasladada a Ruan, en donde se le inició un extenuante proceso judicial ante un tribunal presidido por Pierre Cauchon, el obispo de Beauvais, que apoyaba a los ingleses.

El juicio tuvo el claro objetivo político de lograr la abjuración de la Doncella, para negar así el carácter divino de su misión sobre el que se cimentaba la legitimidad y el prestigio de Carlos VII.

Acusada de herejía, Juana fue sometida a largos meses de interrogatorios, abandonada por el rey Carlos y sin ningún tipo de asistencia legal.

A pesar de las trampas teológicas que intentó tenderle el tribunal, la defensa que hizo Juana de sí misma resultó sorprendente para los testigos. A lo largo del juicio no dejó de sostener que sus acciones habían sido realizadas por «mandato divino».

Ante la inminente pena de muerte, Juana acabó firmando una abjuración. Sin embargo, al día siguiente, comprendiendo que había negado la veracidad de sus visiones y, por lo tanto, lo que ella consideraba la voluntad de Dios, decidió retractarse. De esa manera, fue condenada a la hoguera. Murió en Ruan el 30 de mayo de 1431.

Al finalizar la Guerra de los Cien años, un juicio póstumo revirtió la condena y declaró a Juana, inocente. Las corrientes románticas del siglo XIX rescataron la figura de Juana de Arco como representante de los ideales de libertad franceses y a principios del siglo XX fue canonizada por la iglesia católica.

Bibliografía:
  • AA.VV. Historia Universal. 11. Baja Edad Media y Renacimiento. Lima, Salvat-La Nación. 2005.
  • Ardagh, John y Jones, Colin. Francia. Historia de una civilización. Barcelona, Ediciones Folio S.A. 2007.
  • Duby, Andreé y Duby, Georges. Los procesos de Juana de Arco. Granada, Editorial Universidad de Granada. 2005.
  • Gordon, Mary. Juana de Arco. Barcelona, Grijalbo-Mondadori. 2001.
Citar artículo:
Juana de Arco (2021). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/juana-de-arco/).