La gran depresión

«Fue un periodo de principios del siglo XX donde el mundo entero estuvo hundido en una profunda crisis económica y social que perduró por aproximadamente una década»

¿Qué fue la gran depresión?

La gran depresión, también conocida como crisis de 1929, fue un periodo de principios del siglo XX donde el mundo entero estuvo hundido en una profunda crisis económica y social que perduró por aproximadamente una década.

La gran depresión ocurrió puntualmente en 1929 y se prolongó hasta 1940, afectó a la mayoría de los países del mundo en diverso grado, desde los más industrializados hasta los más pobres y se convirtió en el periodo de recesión económica más severo del siglo XX.

Entre sus principales causas y detonantes de este conflicto mundial fue la crisis financiera de Estados Unidos causada por la caída de la bolsa de valores luego de la primera guerra mundial.

Características de la gran depresión

Entre las principales características de la gran depresión podemos encontrar:

  • Si bien se produjo desde la caída de la bolsa de Nueva York, Estados Unidos, esta se extendió internacionalmente en todos los países del mundo.
  • Duró 4 años en Estados Unidos, sin embargo, sus efectos en el resto del mundo continuaron hasta el año 1940.
  • Las dificultades económicas y sociales durante este período llevaron a grandes cambios políticos en casi todas las regiones del mundo.
  • El sistema financiero se vio afectado luego de una gran época en la economía. Por esto se la conoce a la gran depresión como una burbuja financiera.

Causas de la gran depresión

Las causas de la gran depresión se remontan a la primera guerra mundial (1914-1918), lo cual trajo grandes consecuencias económicas principalmente en Europa, donde además se presentó una disminución del 10 % de la población. La mayor parte de los países europeos estaban sumidos en grandes deudas públicas e inflación. Luego de esta guerra el mapa económico mundial cambió con gran un impulso económico e industrial de países no participantes como EE.UU. y Japón.

El crecimiento acelerado de los EE.UU frente a las diversas potencias europeas generó una transformación en su economía y uso excesivo del crédito (burbuja especulativa), lo que llevó a la caída de la bolsa de Nueva York en 1929. La quiebra de Wall Street, conocida como martes negro ocurrió el 29 de octubre de 1929, con pérdidas en las acciones mayores al 50% de todas las empresas, así como la quiebra sucesiva de cientos de bancos.

Otros hechos históricos coincidieron con el origen de la gran depresión, tal como la conferencia de Génova de 1922, que modificó los valores y manejos del oro y la libra, así como otros factores políticos como la rigidez salarial.

La superproducción industrial con un retroceso en la inversión en agricultura, contribuyeron a una expansión económica ficticia de países como EE.UU, Japón, Canadá o Australia, mientras la economía europea permanecía en colapso.

Multitud durante la gran depresión en Wall Street

Multitud en Wall Street luego de la caída de la bolsa de Nueva York en 1929.

Consecuencias de la gran depresión

Hubo toda una serie de efectos de la gran depresión a nivel mundial, los podemos separar en consecuencias económicas, sociales y políticas.

Consecuencias económicas

Dentro de las consecuencias económicas de la gran depresión podemos mencionar la reducción de consumo, lo que llevó a cerrar a muchas empresas que se vieron afectadas por la falta de demanda.

Se redujo notablemente la producción industrial, los Estados Unidos pasaron casi 4 años con indicadores económicos negativos y aumentaron las cifras de desempleo en todo el mundo.

Consecuencias sociales

En cuestiones sociales, se acentuó el fenómeno de desigualdad social. En todo el mundo se presentaron altas cifras de hambre, pobreza e indigencia.

Además, aumentaron las tasas de desempleo junto con la inseguridad y criminalidad. Muchas familias cayeron en la pobreza, inclusive las personas que conservaron sus trabajos se vieron reducidos los salarios.

Consecuencias políticas

En respuesta a la crisis mundial en diferentes países, principalmente europeos, que se vieron afectados por la economía, surgieron formas de gobierno totalitarias en países como Alemania, Italia y España, que luego dieron origen a la segunda guerra mundial en 1939.

La falta de trabajo y la desigualdad social incrementaron el comunismo como pensamiento político e ideológico, ya que este modelo les proveía a las personas un colchón económico asegurado ante la inestabilidad económica.

Citar contenido:
La gran depresión. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/la-gran-depresion/).