Ley seca

Norma legal que aplicaron varios Estados de Europa y América durante el siglo XX que consiste en declarar ilegal la fabricación, importación, distribución y venta de bebidas alcohólicas.

¿Qué fue la ley seca?

Se conoce con el nombre de ley seca a una norma legal que aplicaron varios Estados de Europa y América durante el siglo XX. Consiste en declarar ilegal la fabricación, importación, distribución y venta de bebidas alcohólicas.

En Canadá estuvo vigente entre 1908 y 1945; en Rusia, entre 1914 y 1921; en Islandia, entre 1915 y 1922; en Noruega, entre 1916 y 1927; en Finlandia, entre 1918 y 1932; y en la Unión Soviética, entre 1922 y 1925.

En los Estados Unidos la ley seca rigió entre el 17 de enero de 1920 y el 6 de diciembre de 1933. Fue establecida por la Enmienda XVIII y derogada por la Enmienda XXI.

Este artículo se refiere exclusivamente a la prohibición que estuvo vigente en los Estados Unidos, establecida por la llamada Ley Volstead.

Imagen de la Ley seca.

Agentes federales destruyen barriles de bebidas alcohólicas en 1921.

Contexto histórico

Durante el siglo XIX se desarrolló en los Estados Unidos el movimiento por la templanza, que impulsó la prohibición del consumo de bebidas alcohólicas. Ese movimiento estuvo liderado por pastores protestantes que predicaron contra el libre consumo de alcohol, por considerarlo culpable de diversos males sociales, como la violencia familiar y la prostitución.

El desarrollo de la guerra de Secesión y de la marcha hacia el Oeste conspiraron contra la extensión de las ideas prohibicionistas. Pero hacia 1890 las fronteras internas ya habían desaparecido, por lo que la propaganda del movimiento contra el consumo de alcohol fue adquiriendo relevancia nacional. En ese entonces, las ideas de los pastores religiosos fueron apoyadas por algunos intelectuales progresistas y por líderes anarquistas. Para estos últimos, el consumo de alcohol era el responsable del atraso y la pobreza de los obreros, y conspiraban contra la posibilidad de que se organizaran para luchar contra la explotación laboral que padecían.

A principios del siglo XX, la prensa comenzó a hacerse eco de casos de violencia doméstica provocados por trabajadores borrachos. Esas denuncias animaron a muchas mujeres a contar en sus congregaciones que sus maridos gastaban gran parte de sus sueldos en la compra de licores y que las agredían en estado de ebriedad. En ese contexto, una de las líderes del movimiento por la templanza, Carrie Nation, encabezó ataques a tabernas y realizó campañas en favor de la destrucción de bebidas alcohólicas.

La Primera Guerra Mundial fue aprovechada por los activistas anti alcohol para organizar campañas contra las fábricas de cerveza de origen alemán, afirmando que reducir el consumo de esa bebida era una actividad patriótica.

Establecimiento de la prohibición

En 1917, el Congreso aprobó una resolución que impulsaba la introducción de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, que prohibía la fabricación, importación, exportación, transporte y venta de bebidas alcohólicas en todo el territorio de nacional. En enero de 1919 la enmienda fue ratificada por 36 Estados de la Unión, por lo que quedó en condiciones de ser aplicada en todos los Estados.

En octubre del mismo año, se aprobó la ley que implementó la prohibición dictaminada por la Enmienda XVIII. Su impulsor, el senador Andrew Volstead aseguraba que gracias a la aplicación de esta norma: “Los barrios bajos serán pronto cosa del pasado. Las cárceles y correccionales quedarán vacíos […]. Todos los hombres volverán a caminar erguidos, sonreirán todas las mujeres y reirán todos los niños. Se cerrarán para siempre las puertas del infierno”.

Aunque el presidente Woodrow Wilson vetó la ley, ésta fue ratificada por el Congreso, por lo que entró en vigencia el 17 de enero de 1920.

Causas y consecuencias de la ley seca

Causas

Entre las causas de la aprobación de la ley seca sobresalen:

  • El aumento de la difusión de los casos de violencia familiar y de género protagonizados por trabajadores en estado de ebriedad.
  • La prédica de pastores protestantes contra la venta de bebidas alcohólicas, por considerarla causante de daños físicos y psicológicos y de varios males sociales, como la violencia doméstica.
  • La difusión del anarquismo, que condenó el consumo desmedido de alcohol por considerar que embrutecía a los trabajadores y los condenaba a la explotación laboral y la pobreza.

Consecuencias

Las principales consecuencias de la aplicación de la ley seca fueron las siguientes:

  • La disminución del consumo de bebidas alcohólicas, que recién en 1940 recuperó el nivel anterior al establecimiento de la prohibición.
  • La proliferación de mercados negros de fabricación e importación de bebidas alcohólicas. Estas actividades ilegales fueron administradas por distintas mafias, en general de origen italo-americano, como las regenteadas por Al Capone o Lucky Luciano. Como los capos de estas organizaciones amasaron grandes fortunas, estuvieron en posición de sobornar a funcionarios, policías y jueces.
  • El aumento del delito, en especial las golpizas, asesinatos y otros hechos de violencia, protagonizados por bandas armadas que luchaban entre sí por el control del tráfico de alcohol.
  • El aumento de la cantidad de reclusos, que pasó de 4.000 en todas las prisiones federales en 1919 a 27.000 en 1932.
  • El aumento del presupuesto destinado por el gobierno federal a la lucha contra el crimen organizado.
  • La fabricación casera de bebidas alcohólicas, que en algunos casos derivó en intoxicaciones y envenenamientos provocados por bebidas adulteradas.

El fin de la ley seca

Hacia 1930 gran parte de la opinión pública cambió su opinión respecto a la ley seca, ya que muchos ciudadanos comenzaron a pensar que había sido peor el remedio que la enfermedad.

En este contexto, el Partido Demócrata incluyó en su plataforma electoral la intención de derogar la ley seca. Su candidato a presidente, Franklin D. Roosevelt, declaró que, de ganar las elecciones de 1932, suprimiría las leyes que prohibían la fabricación y venta de bebidas alcohólicas.

Tras haber derrotado a su rival, el republicano Herbert Hoover, Roosevelt firmó el Acta Cullen-Harrison, que legalizó la venta de vino y de cerveza. Meses después diversas convenciones estatales ratificaron la Enmienda XXI, que derogaba la Enmienda XVIII. La nueva enmienda fue ratificada el 5 de diciembre de 1933 por el Senado de los Estados Unidos.

A pesar de ello, algunos Estados y condados continuaron aplicando leyes locales para prohibir o limitar la venta de alcohol, en especial los días domingo.

Bibliografía:
  • Hobsbawm, Eric. Historia del siglo XX. Buenos Aires, Crítica Grijalbo Mondadori, 1998.
  • Okrent, Daniel. El último trago. La verdadera historia de la ley seca. Barcelona, Ático de los libros, 2021.
  • Zinn, Howard. La otra historia de los Estados Unidos. Desde 1492 hasta el presente. Madrid, Siglo XXI Editores, 1999.

Autor:

Profesor en Enseñanza Media y Superior en Historia (Universidad de Buenos Aires). Autor, editor y coordinador de contenidos editoriales.

Citar artículo:
Marcelo Néstor Musa (2022). Ley seca. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/ley-seca/). Última actualización: febrero 2023.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)