Monarquía parlamentaria

«Forma de gobierno en donde el poder de una región o país es ejercido por un monarca o rey en forma parcial, ya que es regulado por el poder legislativo (parlamento) y el poder ejecutivo»

¿Qué es una monarquía parlamentaria?

La monarquía parlamentaria es una forma de gobierno en donde el poder de una región o país es ejercido por un monarca o rey en forma parcial, ya que es regulado por el poder legislativo (parlamento) y el poder ejecutivo.

En esta estructura de gobierno, el máximo representante es el rey (monarca), quien ejerce la función de jefe de Estado. Este es controlado por el jefe de gobierno, el cual puede ser un primer ministro o un presidente del poder ejecutivo, y el parlamento quien se encarga de las actividades legislativas.

De las misma forma, las leyes y decretos emitidos por el parlamento o el poder ejecutivo, deben ser ratificados y aceptados por el rey o monarca. El rey en las monarquías parlamentarias, ostenta su cargo en forma vitalicia.

La monarquía parlamentaria nace en Inglaterra en 1688, luego de la Revolución Gloriosa”, cuando se instaura el Parlamento en forma definitiva para controlar las funciones del rey y limitar los excesos que históricamente mantenían el retraso y frenaban el progreso de las naciones.

Características de la monarquía parlamentaria

Entre las principales características de la monarquía parlamentaria se encuentran:

  • Es una forma de gobierno en donde el rey o monarca posee el poder de forma parcial, ya que es regulado por un parlamento.
  • El máximo representante es el rey, llamado jefe de Estado.
  • En la monarquía parlamentaria «El rey reina pero no gobierna«, ya que quien lo hace es el jefe de gobierno (poder ejecutivo) y el parlamento (poder legislativo).
  • Todas las acciones del gobierno son reguladas por el parlamento. Del mismo modo, las leyes y decretos emitidos por el parlamento deben ser ratificados y aceptados por el monarca.
  • Esta forma de gobierno nace en Inglaterra luego de la Revolución Gloriosa.

Monarquía parlamentaria y monarquía absoluta

Las monarquías tienen como característica común que el poder del Estado es ejercido por una sola persona cuyo cargo ejerce de forma vitalicia y dicho poder se sucede a hijos o familiares directos, en un esquema donde se respeta el vínculo consanguíneo o herencia para ostentar el cargo.

Sin embargo, hay monarquías absolutas y monarquías parlamentarias que tienen notables diferencias.

En las monarquías absolutas no hay división de poderes. El rey o monarca tiene el poder completo inclusive para promulgar leyes. Fueron las monarquías absolutas las formas de gobierno de los principales reinos a lo largo de la historia hasta que se fueron modificando en su mayoría y adaptándose a sistemas de gobierno más participativos sin perder la figura del monarca.

En las monarquías parlamentarias, existen los poderes ejecutivo y legislativo, que controlan y limitan el poder del monarca, que en muchos casos queda circunscrito a la representación política e internacional del país.

Ejemplos de países con monarquía parlamentaria

Algunos países, en su mayoría en Europa, mantienen la monarquía parlamentaria como sistema político de gobierno:

Noruega Dinamarca
España Reino Unido
Japón Países bajos
Mónaco Suecia
Citar contenido:
Monarquía parlamentaria. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/monarquia-parlamentaria/).