blank

Monarquía parlamentaria

Forma de gobierno donde el poder es ejercido de forma parcial por el monarca.

¿Qué es una monarquía parlamentaria?

La monarquía parlamentaria es una forma de gobierno en la cual el poder de una región o país es ejercido por un monarca o rey de forma parcial, ya que es regulado por el poder legislativo (parlamento) y ejecutivo.

Dentro de esta estructura de gobierno, el máximo representante es el rey (monarca), quien ejerce la función de jefe de Estado. A su vez, este es controlado por el jefe de gobierno, el cual puede ser un primer ministro o un presidente del poder ejecutivo, y por el parlamento, quien se encarga de las actividades legislativas.

Asimismo, las leyes y decretos emitidos por el parlamento, o poder ejecutivo, deben ser ratificados y aceptados por el rey o monarca. El rey, en las monarquías parlamentarias, ostenta su cargo de forma vitalicia.

La monarquía parlamentaria nació en Inglaterra en 1688, luego de la Revolución gloriosa, cuando se instauró el parlamento como forma definitiva para controlar las funciones del rey y limitar sus excesos, que históricamente retrasaban y frenaban el progreso de las naciones.

Características de la monarquía parlamentaria

Las principales características de la monarquía parlamentaria son las siguientes:

  • El rey o monarca posee el poder de forma parcial, ya que es regulado por un parlamento.
  • El máximo representante es el rey, llamado jefe de Estado.
  • En la monarquía parlamentaria «el rey reina pero no gobierna», ya que quien lo hace es el jefe de gobierno (poder ejecutivo) y el parlamento (poder legislativo).
  • Todas las acciones del gobierno son reguladas por el parlamento. Del mismo modo, las leyes y los decretos emitidos por el parlamento deben ser ratificados y aceptados por el monarca.
  • Esta forma de gobierno nació en Inglaterra, luego de la Revolución gloriosa.

Monarquía parlamentaria y monarquía absoluta

Estos tipos de monarquía tienen en común que el poder del Estado es ejercido por una sola persona, cuyo cargo prevalece de forma vitalicia y se hereda a hijos o familiares directos.

Sin embargo, las monarquías absolutas y parlamentarias tienen notables diferencias.

En las monarquías absolutas no hay división de poderes, es decir que el rey o monarca posee el poder completo, incluso para promulgar leyes. Las monarquías absolutas fueron las principales formas de gobierno de los reinos a lo largo de la historia, hasta que se fueron modificando y adaptando a sistemas más participativos.

Por otro lado, en las monarquías parlamentarias existen los poderes ejecutivo y legislativo, los cuales controlan y limitan el poder del monarca que, en muchos casos, queda circunscrito a la representación política e internacional del país.

Ejemplos de países con monarquía parlamentaria

Los siguientes países mantienen la monarquía parlamentaria como sistema político de gobierno:

Noruega Dinamarca
España Reino Unido
Japón Países bajos
Mónaco Suecia
Citar contenido:
Monarquía parlamentaria (2019). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/monarquia-parlamentaria/).