Revolución francesa

Fuerte movimiento político y social que se desarrolló en Francia.

¿Qué fue la Revolución francesa?

La Revolución francesa fue un fuerte movimiento político y social que se desarrolló en Francia, desde 1789 hasta 1804, que culminó por completo con un golpe de Estado impuesto por el Imperio napoleónico.

Este movimiento tuvo como protagonistas a opositores y partidarios del antiguo sistema político, conocido como Antiguo Régimen, y fue el causante de diversos encuentros violentos a través de Francia y otras partes de Europa.

La Revolución francesa logró poner un fin al absolutismo y al feudalismo en Francia, y también gracias a dicha revolución comenzó un nuevo régimen político en el cual la burguesía fue apoyada por las masas populares, convirtiéndola así en la fuerza política predominante de Francia.

Esta revolución se caracterizó por la búsqueda de derechos y libertades para la sociedad. Fue impulsada con el lema de «libertad y fraternidad» y persiguió la soberanía popular.

Así, la Revolución francesa dio comienzo a una nueva época, definida como Edad Contemporánea, la cual estableció el principio de lo que se conoce como democracia moderna.

La libertad guiando al pueblo durante la revolución francesa

La libertad guiando al pueblo, Delacroix, 1830.

Causas y consecuencias de la Revolución francesa

Causas

Las principales causas de la Revolución francesa fueron las siguientes:

  • El régimen monárquico que gobernaba de manera muy rígida y oprimía a los ciudadanos.
  • Una fuerte desigualdad social, económica y política entre los distintos grupos que predominaban en el país.
  • Reclamos por la falta de derechos y diferentes libertades, influidas por las nuevas ideas de la época.
  • La gran crisis económica y financiera en la que se encontraba Francia debido al déficit presupuestario y los gastos por involucrarse en la guerra por la Independencia de los Estados Unidos.

Consecuencias

Las principales consecuencias de la Revolución francesa fueron las siguientes:

  • Fin del sistema feudal: la Revolución francesa fue la causante de abolir todas las ramas del feudalismo, entre ellas la servidumbre, los privilegios del clero e incluso los pocos privilegios con los cuales contaba la nobleza.
  • Declaración de nuevos derechos para la sociedad: derecho a las mujeres, abolición de la esclavitud, entre otros.
  • Imposición de ideas nacionalistas y demócratas: estas se expandieron por todo Europa e influyeron de gran manera sobre las revoluciones de independencia en América.
  • Establecimiento de una República francesa que marcó el fin de la monarquía absoluta: se estableció la división de poderes y se dictó la primera Constitución, que luego influyó sobre diversas naciones europeas.

Etapas de la Revolución francesa

La Revolución francesa se puede dividir en las siguientes etapas:

Etapa monárquica Etapa republicana Etapa imperial
Estados Generales
(1789)
La Convención
(1792 – 1795)
El Imperio
(1805 – 1815)
Asamblea Nacional
(1789)
El Directorio
(1795 – 1799)
Asamblea Constituyente
(1789 – 1791)
El Consulado
(1799 – 1804)
Asamblea Legislativa
(1791 – 1792)

Etapa monárquica

Esta etapa comprende los inicios de la revolución, desde 1789 hasta 1792, año en el cual se abolió por completo la monarquía.

Estados Generales

En 1789, debido a la gran crisis financiera y económica que vivía Francia en aquel entonces, el rey Luis XVI convocó a Estados Generales.

Estos eran una asamblea que se reunía en momentos de crisis (la última vez que lo habían hecho había sido en 1614) y donde representantes del pueblo transmitían sus necesidades y problemas.

La principal queja presentada en esta asamblea se dio por parte del Tercer Estado (representantes del pueblo común), que pretendían el voto individual, lo cual fue rechazado por la clase alta (nobleza e iglesia).

Ante este rechazo, el Tercer Estado proclamó una Asamblea Nacional.

Asamblea Nacional

En 1789, luego de proclamar el Tercer Estado una Asamblea Nacional, el rey Luis XVI intentó frenar esta decisión por la fuerza y ordenó sitiar la capital de Francia, París.

Esta etapa se caracterizó por el enfrentamiento entre las tropas del rey Luis XVI y las tropas revolucionarias, las cuales consiguieron tomar el control de la Bastilla, lugar donde se hallaban presos los grandes pensadores revolucionarios de Francia.

Ante esta presión y enfrentamiento, la Asamblea dispuesta por el Tercer Estado decidió suprimir los derechos y privilegios del sistema feudal y la nobleza.

Representación de la toma de la bastilla

Representación de la Toma de la Bastilla, símbolo del inicio de la revolución. Jean-Pierre Houël, 1789.

Asamblea Constituyente

Así, el pueblo francés decidió formar la Asamblea Constituyente, con el fin de firmar una Constitución.

Durante esta etapa se logró definitivamente acabar con el feudalismo, redactar la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano y firmar la primera Constitución francesa de 1791, la cual proclamaba soberanía nacional y separación de poderes.

Sin embargo la monarquía parlamentaria, formada solo por integrantes de la burguesía, aún no le daba participación a las clases más bajas y eran los únicos que tenían derecho a votar a los dirigentes políticos.

Asamblea Legislativa

Luego de lograr el objetivo de la Asamblea Constituyente, firmar una constitución, pasó a constituirse la Asamblea Legislativa, la cual sentaba la división del poder político en dos grandes bandos:

  • Girondinos: al mando de Jacques Pierre Brissot, quienes defendía la revolución pacífica en busca de un acuerdo entre la monarquía y la burguesía, y buscaban la monarquía parlamentaria.
  • Jacobinos: al mando de Maximilien Robespierre, quienes eran radicales y buscaban conseguir más poder para las clases bajas (campesinos y trabajadores). Fomentaban la formación de una República.

Debido a la gran influencia en las decisiones por parte del Rey Luis XVI, las clases populares que no formaban parte de la burguesía decidieron asaltar el palacio en donde se encontraba el rey y apresarlo.

Etapa republicana

Esta etapa inició justo después de que se abolió la monarquía, en 1792, y se extendió hasta 1804. 

La Convención

En el año 1792, luego de apresar al rey, se llamaron a elecciones que dieron como resultado la victoria de los Girondinos.

Esta asamblea envió a ejecutar al rey Luis XVI en la guillotina, acto que simbolizó el fin de la monarquía absoluta. A partir de entonces se buscaría sancionar una nueva Constitución con ideas más republicanas.

Ejecución de Luis XVI en la revolución francesa

Representación de la ejecución de Luis XVI.

Tras este acontecimiento, diversos países de Europa como Gran Bretaña, Holanda, España, Austria y Prusi, se unieron para acabar con la Revolución francesa por temor a que sucediera lo mismo en sus territorios.

Este refuerzo desató un miedo en la población de que la revolución llegara a su fin, el cual los Jacobinos aprovecharon para tomar el control sobre la Convención con el fin de establecer el orden y arrestar a los líderes girondinos.

Esta nueva etapa, dominada por los Jacobinos, se caracterizó por ser la etapa más radical. Entre sus medidas más conocidas se encontraron:

  • La Constitución de 1793 que proclamaba soberanía nacional absoluta y reconocimiento de los derechos al trabajo y la educación.
  • Imposición de que todo varón, entre 25 y 30 años, debía estar en el ejército, lo que concluyó en un ejército grande y poderoso.
  • La ejecución de cualquier persona sospechosa de ser contrarrevolucionaria, lo que resultó en más de 50 mil muertos.

Para el año 1794, las tropas revolucionarias recuperaron el control total de Francia y debido a las medidas tan exageradas por parte de los Jacobinos, el pueblo se organizó para acabar con su dominio.

En 1794, el líder jacobino Maximilien Robespierre fue ejecutado y el poder volvió al mando de los burgueses.

El Directorio

Durante esta etapa, con los burgueses al poder, comenzaron las reformas para dar marcha atrás con las decisiones tomadas por los Jacobinos, entre estas se permitió el regreso de los exiliados.

Debido a que esta forma de gobierno no favorecía a ningún sector de la población, esta se reveló y causó diferentes levantamientos en contra del gobierno.

Finalmente, en 1799, el popular Napoleón Bonaparte encabezó un golpe de Estado.

El Consulado

Ya con Bonaparte al mando, el poder estaba en manos de 3 cónsules, entre ellos Napoleón, quien estableció un régimen centralizado, verdaderamente autoritario, y restableció las relaciones con la iglesia.

Debido a que Napoleón era el cónsul más fuerte, en 1804 el papa lo proclamó emperador de Francia, lo cual dio inicio a la etapa imperial de Napoleón.

Etapa imperial

La etapa imperial es comprendida desde el año 1804, cuando fue establecido el Imperio y Napoleón Bonaparte fue proclamado emperador bajo el nombre de Napoleón I.

A partir de aquel año, y hasta el fin del Imperio en 1815, Francia se caracterizó por estar bajo el mando del Imperio napoleónico.

Citar contenido:
Revolución francesa. Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/revolucion-francesa/).