blank

Revolución Gloriosa

Proceso que finalizó con la monarquía absolutista en Inglaterra.

¿Qué fue la Revolución Gloriosa?

La Revolución Gloriosa fue un proceso que finalizó con la monarquía absolutista en Gran Bretaña e impulsó, asimismo, el inicio de la democracia parlamentaria moderna. Esta se llevó a cabo entre 1688 y 1689.

Luego de varias décadas de inestabilidad política en la Inglaterra del siglo XVI y de la Revolución inglesa, la llegada al trono de Jacobo II y sus medidas absolutistas provocaron un gran descontento en la población que originó la Revolución Gloriosa y lo obligó a abdicar del trono.

Jacobo II, rey de la revolución gloriosa

Retrato de Jacobo II, rey que pretendió volver al absolutismo y desencadenó la Revolución Gloriosa.

Causas y consecuencias de la Revolución Gloriosa

Causas

La principal causa de la Revolución Gloriosa consiste en la lucha por el control de las riquezas de Inglaterra. Para aquel entonces, los burgueses comenzaban a dominar el comercio y acumular riquezas, mientras que la nobleza perdía poder y dependía, en gran medida, de la monarquía.

Ante este problema, la monarquía decidió aumentarle los impuestos a la burguesía. De todos modos los burgueses, apoyados por el parlamento, se negaron a pagarlos.

Se diferenciaron dos bandos: el realista, conformado por la monarquía y apoyado por la iglesia anglicana, integrada por grandes terratenientes; y por otro lado, el parlamentario, conformado por los burgueses y el parlamento.

Estos bandos se enfrentaron en una guerra civil que finalizó en 1649, con el triunfo del bando parlamentario, y cuyos momentos culminantes fueron la decapitación del rey Carlos I, rey monarca, y la expulsión de los nobles del parlamento.

Luego de un período inestable en Gran Bretaña, en 1660 los burgueses requerían un orden para sus negocios, y la nobleza la restitución de la monarquía. Para ello, asumió el rey Carlos II Estuardo, quien aceptaba la influencia del parlamento en la decisión de leyes e impuestos.

Sin embargo, el reinado de Carlos II duró muy poco, y su sucesor, Jacobo II, pretendió regresar al absolutismo monárquico. Esto fue rechazado por la mayoría de la población e impulsó el inicio de la Revolución Gloriosa.

Consecuencias

Las principales consecuencias de la Revolución Gloriosa fueron las siguientes:

  • Jacobo II se retiró de forma pacífica del trono y asumió en su lugar Guillermo de Orange, príncipe holandés, bajo la condición de mantener la iglesia protestante y dar plenos derechos legislativos al parlamento.
  • Se eliminó de forma definitiva la monarquía absoluta y comenzó en Inglaterra una democracia parlamentaria, con mayor poder legislativo sobre el pueblo.
  • Se estableció la Declaración de los Derechos, documento que hoy en día es uno de los más importantes de Inglaterra.
  • El nuevo parlamento fomentó el comercio y la industria, dando impulso al sistema económico y financiero inglés.
  • Se estableció la libertad de prensa, uno de los principales aportes de la Revolución Gloriosa.
  • Se inició un período de libertad y equilibrio de poderes.

Importancia de la Revolución Gloriosa

La Revolución Gloriosa constituye la primera revolución moderna y, además, tuvo un carácter no belicista, ya que no provocó víctimas ni guerras. De esta manera, es un proceso que demostró que los cambios radicales, tanto políticos como sociales, pueden llevarse hacia delante mediante la vía pacífica.

Esta revolución dio origen a la democracia parlamentaria como sistema político, la cual sigue vigente actualmente en Inglaterra, donde el parlamento tiene participación total dentro del poder legislativo.

Citar contenido:
Revolución Gloriosa (2019). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/revolucion-gloriosa/).