blank

Revolución Gloriosa

Proceso revolucionario que, entre 1688 y 1689, puso fin a la monarquía absolutista y consagró el advenimiento de la monarquía parlamentaria en Inglaterra.

¿Qué fue la Revolución Gloriosa?

La Revolución Gloriosa fue un proceso revolucionario ocurrido en Inglaterra entre 1688 y 1689, que derrocó al rey Jacobo II Estuardo y llevó al poder a su hija María II y a su esposo, Guillermo III de Orange.

La Revolución fue propiciada por el Parlamento inglés, que veía con gran preocupación los intentos absolutistas del rey y sus intentos de re implantar el catolicismo en una sociedad mayoritariamente protestante.

Para algunos autores fue más un golpe de Estado que una auténtica revolución, ya que se originó en una conspiración de los nobles del Parlamento, con muy poca participación de la mayoría del pueblo.

La Revolución Gloriosa puso fin a la inestabilidad política que desde 1642 caracterizó a la Revolución inglesa. Supuso el fin de la monarquía absolutista y la consagración de la monarquía parlamentaria.

Jacobo II, rey de la revolución gloriosa

Retrato de Jacobo II de Inglaterra y VI de Escocia. Sus intentos de restablecer el absolutismo y el catolicismo desencadenaron la Revolución Gloriosa de 1688-89.

Desarrollo de la Revolución Gloriosa

La Revolución Gloriosa comprende las siguientes etapas.

Conspiración

Desde antes su coronación, en 1685, los nobles protestantes del Parlamento veían con recelo a Jacobo Estuardo, que era católico. La situación de tensión se hizo insostenible cuando se produjo el nacimiento del heredero del rey, el 10 de junio de 1688. La perspectiva del inicio de una dinastía católica en las islas británicas unió a la mayoría de los integrantes del Parlamento, que comenzaron a conspirar contra el rey. Un grupo de nobles se pusieron en contacto con Guillermo de Orange, estatúder de las Provincias Unidas y yerno del rey, debido a su casamiento con su hija María. Ambos eran protestantes y nietos del ejecutado Carlos I. Los nobles le ofrecieron la corona de Inglaterra, con la condición de que hiciera un uso limitado del poder real.

Preparativos y desembarco en Inglaterra

Guillermo alquiló una flota de 400 naves de transporte y contrató unos 15 mil mercenarios holandeses. En octubre de 1688 se embarcó hacia Inglaterra, escoltado por la flota de guerra de las Provincias Unidas y con el apoyo de los Estados Generales. Desembarcó su ejército en Devon y avanzó lentamente hacia Londres, esperando que sus aliados ingleses tomasen la iniciativa. Luego de que las tropas de Guillermo derrotaran a las del rey en una escaramuza, Jacobo huyó antes de la Navidad y se exilió en la corte de Luis XIV de Francia.

Coronación

En febrero de 1689 el Parlamento declaró que la huida de Jacobo significaba una abdicación y se procedió a la coronación de Guillermo y María como gobernantes conjuntos. Poco después, el Parlamento aprobó el «Acta de Tolerancia» y la «Declaración de Derechos». El Acta garantizó tolerancia a todos los protestantes no anglicanos, pero no así a los católicos. La Declaración restringió los poderes del rey, al quitarle las facultades para suspender leyes, crear impuestos o mantener un ejército permanente sin el permiso del Parlamento. De esta manera, protegió a los súbditos de posibles abusos del poder real.

Guerras jacobitas

Los seguidores de Jacobo en Irlanda y Escocia, conocidos como jacobitas, consideraron la coronación de Guillermo y María como un golpe de Estado y se prepararon para resistir. Poco después, Jacobo, dispuesto a recuperar el trono, desembarcó en Irlanda con 6 mil soldados franceses. Pero fue derrotado por los partidarios de Guillermo en 1690 y regresó a Francia. Algunos de sus partidarios siguieron luchando, pero se rindieron en 1691, tras la firma del Tratado de Limerick, que garantizó sus vidas y la no confiscación de sus propiedades.

Retrato de María II

Retrato de María II, reina de Inglaterra entre 1689 y 1694. Murió a los 32 años víctima de la viruela.

Causas y consecuencias de la Revolución Gloriosa

Causas

Las principales causas de la Revolución Gloriosa fueron las siguientes:

  • La voluntad del rey Jacobo II Estuardo de imponer un estilo de gobierno absolutista, basado en la teoría del derecho divino de los reyes.
  • El intento del rey de re implantar el catolicismo en Inglaterra, lo cual generó gran descontento entre la mayoría de sus súbditos, que eran protestantes.
  • La voluntad de la mayoría de los integrantes del Parlamento de imponer límites al poder real y de defender la Iglesia anglicana.
  • Las ambiciones de poder de la hija del rey, María, y de su esposo Guillermo de Orange, sumados a sus deseos de defender el protestantismo.

Consecuencias

Las principales consecuencias de la Revolución Gloriosa fueron las siguientes:

  • La abdicación incruenta de Jacobo II y la asunción en su lugar de su hija María II y de Guillermo de Orange, yerno del rey depuesto y hasta entonces estatúder de las Provincias Unidas. Los nuevos monarcas debieron comprometerse a mantener el protestantismo y a dar plenos derechos legislativos al Parlamento.
  • La eliminación definitiva de la monarquía absolutista en Inglaterra, que fue reemplazada por una monarquía parlamentaria, en la que el Parlamento comparte el poder con el rey.
  • La proclamación de la «Declaración de los Derechos», documento que hoy en día es uno de los pilares de la sociedad británica.
  • La tolerancia hacia todos los protestantes no anglicanos.
  • El inició un período de libertades, equilibrio de poderes y fomento del comercio y la industria, creando así las condiciones para el inicio de la Revolución Industrial.

Importancia de la Revolución Gloriosa

A pesar de haber ocurrido hacia fines del siglo XVII, la Revolución Gloriosa está relacionada con una serie de revoluciones que sacudieron el mundo atlántico entre fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX. A diferencia de otras revoluciones, tuvo un carácter fundamentalmente incruento, ya que provocó muy pocas víctimas, salvo en Irlanda y Escocia.

La Revolución Gloriosa dio origen a la democracia parlamentaria como sistema político, el cual sigue vigente en Gran Bretaña. En esta forma de gobierno, el Parlamento tiene plenas facultades legislativas y el rey, escaso poder.

La Revolución Gloriosa, al deponer a los Estuardo, acabó con toda posibilidad de que el catolicismo fuera restablecido en Gran Bretaña y aseguró, por lo tanto, la primacía del protestantismo.

Fue también la última invasión exitosa de las islas británicas hasta la actualidad.

Bibliografía:
  • Maurois, André. Historia de Inglaterra. Barcelona, Ariel. 2015.
  • Recio Morales, Oscar. Las revoluciones inglesas del siglo XVII y la transformación de las islas británicas. Madrid, Síntesis. 2015.
  • Trevelyan, George Macaulay. La Revolución Inglesa (1688-1689). México, Fondo De Cultura Económica. 1996.
Citar artículo:
Revolución Gloriosa (2019). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/revolucion-gloriosa/).