blank

Reyes católicos

Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, quienes unificaron las coronas de Castilla y Aragón.

¿Quiénes fueron los reyes católicos?

Se conoce como reyes católicos a Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, quienes unificaron las coronas de Castilla y Aragón en la segunda mitad del siglo XV, dando origen a la monarquía hispánica.

Felipe II de Aragón (1452 – 1516) e Isabel I de Castilla (1451 – 1504), primos segundos, contrajeron matrimonio el 19 de octubre de 1469 en Valladolid y firmaron la Concordia de Segovia el 15 de enero de 1475. Este tratado demarcó los roles de ambos reyes, quienes individualmente ya eran muy poderosos, y unificó ambos reinos.

Fernando II heredó el trono de Aragón luego de la muerte de su padre, mientras que Isabel I ascendió al trono de Castilla luego de la Guerra de Sucesión castellana, que se llevó a cabo entre 1475 y 1479.

Ambos reyes gobernaron juntos hasta la muerte de Isabel, en el año 1504. Allí Fernando quedó como rey de Aragón y le otorgó el poder de Castilla a su hija Juana I de Castilla, llamada Juana «la loca».

Los reyes católicos fueron grandes protagonistas en el descubrimiento de América, ya que al financiar a Cristóbal Colón para que creara nuevas rutas comerciales con las Indias orientales, lo impulsaron a descubrir el continente americano, lo cual brindó al Imperio español un gran poder económico.

Retrato de los reyes católicos

Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, reyes católicos.

Importancia de los reyes católicos

Junto con los reyes católicos nació el Imperio hispánico, ya que consolidaron el poder de la península con la anexión de Navarra, Granada, Melilla y las Islas Canarias. De esta manera se conformó el territorio de la actual España, que se expandía por el mediterráneo hasta la actual Italia.

Asimismo, el Imperio español cobró una particular importancia y poder cuando los reyes católicos impulsaron los viajes de Cristóbal Colón y quedaron con la posesión de la mayoría de los territorios de América. Esto supuso un gran poder económico, político, militar y estratégico que posicionó a la Corona española como uno de los imperios más poderosos del mundo, durante casi dos siglos.

Por otro lado, los reyes católicos instalaron una monarquía absoluta y la obligatoriedad de la práctica del catolicismo, de ahí su denominación, lo cual trajo como consecuencia la instauración de la inquisición española y la expulsión de musulmanes y judíos de la península.

Los reyes católicos y Cristóbal Colón

En 1486, Cristóbal Colón ofreció un proyecto a los reyes católicos para crear un ruta hacia las Indias orientales a través de occidente, el cual inicialmente fue rechazado.

Sin embargo, dado el difícil paso de comercio de mercancía y especias por las rutas conocidas, debido a los altos impuestos y requisitos que comenzaron a implementar los otomanos, los reyes católicos retomaron la idea de Colón.

La propuesta de Colón exigía, para él, el 10% de todas las riquezas obtenidas en el viaje, además de títulos nobiliarios, ser almirante de forma perpetua y un 1/8 del comercio que se generara por esa ruta.

Finalmente, luego de aceptar parcialmente la oferta, los reyes católicos financiaron a Colón en sus viajes. Así, este terminó descubriendo un nuevo continente, lo cual trajo prosperidad económica y poder al Imperio español.

Citar artículo:
Reyes católicos (2019). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/reyes-catolicos/).