Tratado de Brest-Litovsk

Acuerdo de paz firmado el 3 de marzo de 1918 por la Rusia bolchevique, Alemania, el Imperio Austrohúngaro, Bulgaria y el Imperio Otomano.

¿Qué fue el Tratado de Brest-Litovsk?

El Tratado de Brest-Litovsk fue un acuerdo de paz firmado el 3 de marzo de 1918 por la Rusia bolchevique, Alemania, el Imperio Austrohúngaro, Bulgaria y el Imperio Otomano, en la ciudad de Brest-Litvosk, en la actual Bielorrusia.

Mediante este tratado se puso fin a la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial, con lo que quedó clausurado el frente oriental.

Si bien la Rusia bolchevique perdió gran cantidad de territorios, gracias a ese tratado pudo consolidar el gobierno surgido de la revolución de octubre de 1917 y prepararse para la guerra civil contra los blancos, que estaba a punto de estallar.

Antecedentes del tratado de Brest-Litovsk

A principios de 1917 la Rusia zarista tenía graves problemas para continuar la Primera Guerra Mundial. La moral del ejército era muy baja, por lo que las deserciones eran frecuentes.

En febrero se produjo la abdicación del zar y la llegada al poder de un gobierno provisional encabezado por el socialista moderado Alejandro Kerenski.

La situación para Rusia era entonces comprometedora ya que Alemania había conseguido importantes avances en el frente, habiendo conquistado Polonia, parte de los territorios bálticos y la zona occidental de Bielorrusia.

En julio el nuevo gobierno intentó un contraataque, conocido como ofensiva Kerenski, pero terminó en un estrepitoso fracaso. Luego de esa derrota el gobierno provisional perdió toda credibilidad y en octubre fue depuesto por una revolución que llevó al poder a los bolcheviques.

Lenin propuso a los gobiernos que estaban en guerra que se negociara una paz justa donde no hubiera indemnizaciones, anexiones o absorciones de naciones. Pero este deseo fue rechazado por los Imperios Centrales, que exigieron la independencia de Finlandia, la Polonia rusa, Letonia, Lituania, Estonia y Ucrania.

Como los bolcheviques no estaban dispuestos a aceptar lo que pretendían imponerle alemanes y austríacos, las conversaciones se estancaron primero y se interrumpieron por completo a mediados de febrero.

La lucha en el frente oriental recrudeció y los alemanes avanzaron hacía Petrogrado, la actual San Petersburgo. Llegados a este punto, Lenin y Trotsky comprendieron que Rusia, debilitada por sus graves problemas internos, no tenía otra opción que aceptar las condiciones exigidas por sus enemigos si quería sobrevivir.

fotografía de León Trotski, con abrigo negro, rodeado de oficiales alemanes en Brest-Litovsk, a fines de 1917.

León Trotski, con abrigo negro, rodeado de oficiales alemanes en Brest-Litovsk, a fines de 1917.

Disposiciones del Tratado de Brest-Litovsk

Las principales disposiciones del tratado Brest-Litovsk fueron las siguientes:

  • Persia y Afganistán fueron reconocidas como Estados soberanos e independientes por la Rusia bolchevique.
  • Ucrania, Estonia, Letonia y Finlandia pasaron a ser naciones independientes.
  • Polonia, Lituania, Bielorrusia y Curlandia pasaron a ser administradas por el Imperio alemán.
  • Ardahan, Kars y Batumi, en poder de Rusia desde 1878, fueron entregadas al Imperio otomano.
  • Rusia se comprometió a limpiar de minas las aguas del Mar Negro y del Mar Báltico y a desmilitarizar las islas Ăland.
  • Ambas partes se comprometieron a liberar y devolver los prisioneros que tenían en su poder y a no reclamar indemnizaciones de guerra. Este último punto no se cumplió ya que en agosto el Imperio alemán exigió a Rusia el pago de seis millones de marcos.

Consecuencias del tratado de Brest-Litovsk

Entre las principales consecuencias de este tratado se destacan las siguientes:

  • Aunque el gobierno bolchevique había conseguido su objetivo final, salir de la guerra, lo hizo a un precio muy elevado. Los territorios perdidos abarcaban más de dos millones y medio de kilómetros cuadrados, más de 50 millones de habitantes y una gran parte de las reservas de carbón, hierro y petróleo que tenía en aquel entonces el país.
  • En previsión de que los alemanes no cumplieran con lo pactado, el gobierno bolchevique decidió trasladar la capital desde Petrogrado a Moscú, situación que se mantiene hasta nuestros días.
  • Las cesiones territoriales provocaron algunas críticas dentro del partido pero la ratificación del tratado por el Congreso de los Soviets, el 15 de marzo de 1918, reforzó la posición de poder de Lenin dentro del gobierno. Por el contrario, las facciones que no deseaban firmar la paz a cualquier precio salieron debilitadas. Los socialistas revolucionarios de izquierda, por ejemplo, se opusieron al Tratado y posteriormente fueron expulsados del gobierno ruso.
  • El tratado benefició a Alemania, que incorporó gran cantidad de territorios y pudo reforzar el frente occidental con efectivos provenientes del frente ruso. Pero estos beneficios fueron efímeros, ya que tras su derrota en noviembre, el tratado fue anulado. En consecuencia, territorios que perdieron los rusos en 1918 pasaron a ser Estados independientes en 1919, tal el caso de Finlandia, Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania, Bielorrusia y Polonia.
  • El estallido de la guerra civil rusa fue potenciada por los términos del tratado, que los blancos consideraron una traición a la patria. La victoria de los bolcheviques en dicha guerra hizo que algunos de los nuevos Estados independientes dejaran de existir. Ucrania y Bielorrusia fueron recuperadas entre 1919 y 1920 por el Ejército Rojo y se convirtieron en parte de la Unión Soviética a partir de 1922.
  • La Rusia soviética nunca olvidó los territorios perdidos en 1918, por lo que entre 1939 y 1940, a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, ocupó el este de Polonia y los países bálticos. Solamente Finlandia mantuvo su independencia, aunque tuvo que realizar importantes concesiones territoriales a los soviéticos.
  • Luego de la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética, los países bálticos reclamaron su independencia, sobre la base de lo acordado en el Tratado de Brest-Litovsk. En 1991, Estonia, Letonia y Lituania, junto a Bielorrusia y Ucrania, se declararon Estados independientes. Así permanecen hasta nuestros días.
Bibliografía:
  • Figes, Orlando. La revolución rusa (1891-1924). Barcelona, Edhasa. 2010.
  • Hart, Peter. La Gran Guerra, 1914-1918: historia militar de la Primera Guerra Mundial. Barcelona, Crítica. 2014.
  • Neiberg, Michael. La Gran Guerra: una historia global, 1914-1918. Barcelona, Paidos. 2011.
Citar artículo:
Tratado de Brest-Litovsk (2021). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/tratado-de-brest-litovsk/).