blank

Tratado de Utrecht

Serie de acuerdos que finalizaron con la guerra de sucesión española.

¿Qué fue el Tratado de Utrecht?

El Tratado de Utrecht, también conocido como Paz de Utrecht, fueron una serie de acuerdos, firmados entre 1713 y 1715, que finalizaron con la Guerra de Sucesión española.

Esta guerra, en la cual se luchó por la Corona española luego de la muerte de Carlos II de España, debilitó al Imperio español hasta que finalmente entregó, a través de dicho tratado, la mayoría de sus territorios en Europa, además de ciertas rutas comerciales y beneficios de sus colonias.

De esta manera, el Tratado de Utrecht, firmado entre España, Francia, Inglaterra, Austria, Saboya y Prusia, puso un fin a la Guerra de Sucesión y dio lugar a un reordenamiento, tanto político como territorial, en la Europa del siglo XVII.

Portada del tratado de Utrecht

Copia del primer Tratado de Utrecht, 1713.

Principales puntos del Tratado de Utrecht

Los principales acuerdos que estableció el Tratado de Utrecht fueron los siguientes:

  • Gran Bretaña se quedó con Gibraltar y Menorca, Nueva Escocia, el territorio de Terranova y la bahía de Hudson, en Norteamérica. Así mismo, obtuvo el derecho al tráfico de esclavos negros hacia América, que era casi exclusivo de Portugal y España.
  • La casa de Saboya recuperó Niza y recibió la isla de Sicilia, siendo aceptada su denominación como reyes de Saboya y Sicilia, que luego se convertirían en reyes de Italia.
  • Nació la denominación del reino de Prusia, antes Brandeburgo, al cual se le adicionaron varios territorios al norte de Europa.
  • Portugal recuperó la colonia del Sacramento en América.
  • Austria obtuvo Nápoles, Flandes y Cerdeña. El archiduque de Austria se convirtió en emperador y firmó que abandonaría cualquier reclamo del trono español.
  • Francia obtuvo el principado de Orange en Provence, y acordó en apoyar a la Corona inglesa en contra de las pretensiones de los Estuardo, antiguos aliados franceses en Escocia.
  • Felipe V fue reconocido como rey de España y renunció definitivamente a cualquier pretensión sobre la Corona francesa y la unificación de ambos reinados.

Causas y consecuencias del Tratado de Utrecht

Causas

La principal causa del Tratado de Utrecht se remonta al origen de la Guerra de Sucesión española, que enfrentó a los principales imperios europeos en una lucha por el poder español. Esta guerra se originó a partir de la muerte del rey Carlos II de España, quien falleció sin descendencia pero con un testamento que dejó a cargo de su trono a Felipe de Anjou, nieto del rey francés Luis XIV.

Sin embargo, que Felipe de Anjou asumiera el trono español suponía la unificación de los reinos de España y Francia, lo cual representaba la formación de un gran imperio que podía amenazar la existencia de otros reinos con menor influencia en Europa, particularmente del reinado de Gran Bretaña, durante mucho tiempo enemigo de Francia y España.

De esta manera se desató un conflicto en el que estuvieron involucrados diversos países de todo el continente. Finalmente, se recurrió a la paz mediante una serie de acuerdos, denominados Tratado de Utrecht, que establecieron la paz y los límites entre los bandos enfrentados. 

Consecuencias

Luego del tratado, hubo un cambio notorio en el mapa político y territorial de todo el continente europeo.

España, que durante dos siglos había sido uno de los imperios más poderosos del mundo, vio limitado su poder e influencia, al punto de que su debilidad facilitó el avance de los procesos de independencia en las colonias americanas.

Por otro lado, Gran Bretaña salió fortalecida de todos los tratados, tanto política como económicamente, lo cual ayudó a consolidar su dominio marítimo y comercial.

Citar artículo:
Tratado de Utrecht (2019). Recuperado de Enciclopedia de Historia (https://enciclopediadehistoria.com/tratado-de-utrecht/).